Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Sur pide a Corea del Norte que responda a su oferta de mantener conversaciones a nivel militar

El Gobierno de Corea del Sur ha reclamado este viernes a Corea del Norte que responda a su oferta de mantener conversaciones a nivel militar, ante la falta de pronunciamiento por parte de Pyongyang a la oferta, que incluía un encuentro este mismo viernes.
"Corea del Norte no ha expresado su posición. Por ello, ha sido virtualmente difícil abrir hoy las conversaciones", ha reconocido el Ministerio de Defensa surcoreano.
Por ello, ha pedido a Corea del Norte "que responda positivamente y cuanto antes a la oferta" presentada por Seúl, destacando la necesidad de rebajar la tensión militar en la frontera común, según ha informado la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
El Ministerio de Defensa de Corea del Sur explicó el lunes que el objetivo de las reuniones sería poner fin "a todos los actos de hostilidad" en la frontera común. La propuesta contempla una reunión el 21 de julio en la localidad de Panmunjom.
Asimismo, hizo una segunda propuesta para reabrir las conversaciones con Cruz Roja para discutir el reinicio de las reuniones de familiares separados por la Guerra de Corea (1950-1953).
Las propuestas fueron formuladas unos diez días después de que el presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, pidiera a Corea del Norte que vuelva a la mesa de negociaciones, asegurando que está dispuesto a reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong Un, "en cualquier momento y lugar", sin se dan "las circunstancias adecuadas".
"Si se dan las condiciones adecuadas y hay una oportunidad de revertir la tensión actual y la situación de confrontación en la península de Corea, estoy dispuesto a reunirme con Kim en cualquier momento y lugar", dijo.
Moon apostó además por una suspensión "inmediata y completa" de todas las "actividades hostiles" en la línea de demarcación que separa ambos países.
En sus palabras, Moon subrayó que Seúl "no quiere el colapso de Corea del Norte ni busca cualquier tipo de unificación por absorción".
Asimismo, tildó de "decepcionante" la última prueba balística de Corea del Norte, recalcando que "no sólo viola las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, sino que muestra un claro rechazo a las reiteradas advertencias de la comunidad internacional".
En este sentido, aseguró que la política de su Gobierno "sólo busca la paz", garantizando que el objetivo es lograr la desnuclearización de la península "garantizando la seguridad del régimen de Corea del Norte".
Así, detalló que su objetivo es lograr la paz y un nuevo mapa económico que garantice la coexistencia y prosperidad de ambas Coreas, prometiendo mantener los lazos humanitarios y civiles con el país vecino, independientemente del estado de sus relaciones políticas.
Por último, abogó por el reinicio de las reuniones de las familias separadas por la guerra de Corea, afirmando que "es necesario permitir a esta gente reunirse con sus seres queridos mientras siguen con vida".
Las propuestas de Seúl llegan en un momento de tensión en la región debido a los últimos ensayos balísticos por parte de Corea del Norte, que esta semana lanzó un misil balístico internacional con capacidad para portar cabezas nucleares.
Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos.
Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.