Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Correa y Rousseff se reúnen en la sede del Gobierno de Ecuador y suscriben acuerdos comerciales

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha recibido este martes en el Palacio de Carondelet, sede del gobierno, a su homóloga de Brasil, Dilma Rousseff, con quien ha suscrito varios acuerdos comerciales, dejando abierta la posibilidad de que Brasil financie infraestructuras en Ecuador.
Según ha explicado el mandatario ecuatoriano, se habló de la posibilidad de que Brasil se consolide como un financista para Ecuador, lo que permitiría al país andino importar ciertos bienes que servirían "para innovar equipos industriales o de transporte y así mejorar las condiciones de vida en el país".
"Brasil es un país que puede darnos financiación que puede ser encausado con la Corporación Financiera Nacional y esperamos también que la primera semana de marzo se concreten esas líneas de crédito", ha explicado Correa en la rueda de prensa conjunta al finalizar el encuentro.
Por su parte, en el tema comercial, se acordó que representantes de ambos países se reunirán la primera semana de marzo para resolver ciertos conflictos que Ecuador ha tenido para llegar a Brasil con productos no petroleros como las bananas, el camarón y los derivados de la pesca, según informa la agencia de noticias estatal, ANDES.
En este sentido, Rousseff ha indicado que durante el encuentro se analizó "un complejo cuadro económico internacional", así como "la incidencia que este ha tenido sobre los países de la región". Ante esta situación, destaca la "necesidad de una cooperación económica y comercial entre los países para que se pueda superar más rápidamente los temas económicos".
Entre los temas también se ha discutido acerca del corredor interoceánico Manta-Manaos, que funcionaría como eje de integración económica y productiva entre las costas del Pacífico de ambos países y como una oportunidad para la región amazónica.
"Ha sido un proyecto histórico de mutuos beneficios, no solo históricos sino multilaterales para toda la región que deben ser políticas de Estado, no solo de nuestro gobierno sino de todos los gobiernos en este proyecto histórico para la región", ha añadido Correa.
En este encuentro, previo a la IV Cumbre de la CELAC --prevista para este miércoles--, ambos jefes de Estado han reconocido que la integración regional es "importante" en un escenario de dificultades como la caída en los precios del petróleo y otros factores externos que afectan las economías internas de los países.