Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Davutoglu promete que reconstruirán Sur como se hizo con Toledo

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha anunciado que el casco histórico del distrito de Sur, en la provincia de Diyarbakir, se reconstruirá de igual modo que se hizo con los monumentos de la ciudad de Toledo. La zona es desde hace semanas escenario de intensos combates entre las fuerzas de seguridad turcas y las milicias kurdas.
"Vamos a reconstruir Sur, en Diyarbakir, de una forma tan bella que será una tracción turística con valor arquitectónico", ha afirmado Davutoglu desde Riad, Arabia Saudí, donde se encuentra de visita oficial, según recoge el diario turco 'Hurriyet' en su edición digital.
El casco histórico se reconstruirá "como Toledo", considerada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) pese a que edificios históricos como el Alcázar quedaron destruidos durante la Guerra Civil de 1936-39.
"Las casas de Diyarbakir reconocidas como patrimonio histórico, sus mezquitas, iglesias y hostales serán restaurados sin dañar su atmósfera arquitectónica", ha asegurado.
Davutoglu ha destacado igualmente que las ciudades del sureste de Turquía son un ejemplo de "urbanización improvisada" por su rápido desarrollo, en especial durante la década de 1990. "Aunque no hubieran ocurrido estos acontecimientos (los combates), estas ciudades tendrían que haber sido reconstruidas con proyectos de transformación urbana", ha apuntado.
En Sur se encuentran edificios históricos como la Gran Mezquita de Diyarbakir, la Mezquita de Kursunlu o la Mezquita del Jeque Matar. Algunos de estos monumentos arquitectónicos han resultado dañadas por la violencia desatada a partir del 15 de diciembre con la ofensiva de las fuerzas de seguridad turcas contra las milicias del Partido de los Trabajadores del Kurdistán.
Precisamente el distrito de Sur está en toque de queda permanente desde esa fecha, al igual que otros núcleos urbanos de la zona y del distrito de Cizre, en la provincia de Sirnak.
Más de 600 "terroristas" del PKK y unos 250 miembros de las fuerzas de seguridad han muerto desde el comienzo de la ofensiva. En julio se rompió el alto el fuego pactado por el PKK y Turquía en el marco de unas negociaciones de paz que pretendían cerrar un conflicto que se ha cobrado unas 40.000 vidas desde que estalló, en 1984. El alto el fuego estuvo en vigor dos años.