Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desalojan cinco sedes del CNE por amenaza de bomba en medio de las protestas opositoras

Cinco sedes del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela han sido desalojadas este martes por amenazas de bomba, en medio de las protestas convocadas por la oposición para garantizar la celebración de un referéndum revocatorio contra el presidente, Nicolás Maduro.
Según ha informado el diario venezolano 'El Nacional', las sedes del CNE en los estados de Táchira, Yaracuy, Aragua, Mérida y Delta Amacuro por la supuesta presencia de artefactos explosivos, que aún no ha sido confirmada.
"Cerrada por amenaza de violencia por parte de grupos violentos estas instalaciones", reza un cartel colgado en la entrada de la sede del CNE en Mérida, recogido por el periodista venezolano Leonardo León en su cuenta oficial de Twitter.
La Mesa de Unidad Democrática (MUD) había convocado para este martes en Caracas una nueva marcha hacia el CNE para exigir que cumpla los plazos porque, si el referéndum revocatorio no se celebra antes del 10 de enero de 2017, aunque los venezolanos ordenen la expulsión de Maduro, no habrá nuevas elecciones presidenciales, sino que su 'número dos', Aristóbulo Istúriz, gobernará de forma interina hasta 2019.
La marcha capitalina ha derivado en enfrentamientos porque la Policía ha impedido a los manifestantes marchar hacia el CNE, acatando una reciente sentencia del Tribunal Supremo que prohíbe las protestas en sus alrededores por razones de seguridad.
Los agentes han formado un cordón de seguridad que los manifestantes han intentado burlar. Los uniformados han lanzado gases lacrimógenos, que han afectado al líder opositor Henrique Capriles, y los participantes en la protesta han respondido con piedras y otros objetos contundentes.
Capriles ha ratificado que seguirán marchando hacia el CNE hasta que valide los casi dos millones de firmas entregadas el pasado mes de mayo --frente a las 200.000 necesarias-- para activar el referéndum revocatorio. "Llevan 38 días revisando (...), un trámite que debió durar cinco días", ha reprochado.
Por su parte, María Corina Machado, líder de Vente Venezuela --uno de los partidos políticos que forman la Mesa de Unidad Democrática (MUD)-- ha denunciado la detención de uno de sus miembros frente al CNE de Valencia, en el estado de Carabobo.
EL REVOCATORIO
Una vez validadas esas firmas por el CNE, la MUD deberá recabar las firmas favorables y las huellas dactilares del 20 por ciento de los votantes registrados, es decir, unos cuatro millones de venezolanos, en el plazo máximo de tres días.
Las autoridades electorales tienen entonces 15 días para autenticar los apoyos o rechazarlos, como ya hicieron en 2004 con el refrendo revocatorio que se planteó entonces contra el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.
Si el CNE da su 'placet', debe convocar el refrendo revocatorio en los 90 días siguientes. Para que el mandato presidencial llegue a su fin deben votar a favor un número igual o superior de electores a los que apoyaron la elección, en el caso de Maduro 7,5 millones, con una participación mínima del 25 por ciento, unos 4,8 millones.