Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite el ministro de Economía de Argentina

El ministro de Economía de Argentina, Martín Lousteau, ha presentado su renuncia al Gobierno. La dimisión de Lousteau ha sido aceptada por la presidenta argentina, Cristina Fernández, que ha designado a Carlos Fernández al frente de la cartera Económica. Lousteau era partidario de enfriar la economía que está creciendo a un ritmo de un 8%.
Carlos Fernández es un economista del gobernante Partido Justicialista (peronista) que hasta su nombramiento estaba al frente de Administración Federal de Ingresos Fiscales (AFIP), el organismo recaudador de impuestos.
Lousteau ha dimitido después de que la jefa del Estado rechazase una propuesta suya para frenar la inflación, que incluía medidas para "enfriar" la economía argentina, que desde 2003 crece a una tasa superior al ocho por ciento anual en promedio, luego de la severa recesión sufrida entre 1998 y 2002.
El Gobierno de Fernández, quien asumió el cargo el 10 de diciembre pasado, niega que el país sufra un rebrote de la inflación, como alertan consultoras y economistas en momentos en que se duda de las estadísticas oficiales.
Martín Loustau, de 36 años, uno de los más jóvenes ministros de Economía de la historia de Argentina, ha reconocido tes que el país tiene que lograr una inflación "moderada y previsible" para evitar que impacte sobre la distribución del ingreso.
En medio de la tregua
Su dimisión fue aceptada en medio de negociaciones con las principales asociaciones agropecuarias del país, que han declarado una "tregua" de 30 días a una huelga de 21 días que suspendieron el 2 de abril pasado y que causó desabastecimiento y un alza de los precios de los alimentos. La huelga de las asociaciones agropecuarias, que en conjunto reúnen a unos 290.000 productores de todo tamaño, se desató a raíz de un nuevo sistema impositivo puesto en marcha por Lousteau el 11 de marzo último y que encareció las exportaciones de soja y girasol.  LA