Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite el presidente del tribunal que absolvió a Berlusconi por el caso Ruby

El presidente del Tribunal de Apelación de Milán ha anunciado este viernes su dimisión por su aparente desacuerdo con la sentencia que supuso la absolución del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi en el marco del denominado 'caso Ruby', en el que estaba acusado de incitar a una menor a la prostitución y de abuso de poder.
Berlusconi había sido condenado inicialmente a siete años de cárcel por este caso pero, tras apelar, el pasado mes de julio el Tribunal de Apelación de Milán le absolvió. El jueves, la corte hizo públicas sus motivaciones e informó de que, aunque en las fiestas 'bunga bunga' del ex primer ministro había "actividades de prostitución", Berlusconi no incurrió en ningún delito.
Un día después de que saliesen a la luz las motivaciones de la sentencia, el presidente del tribunal, Enrico Tranfa, de 70 años, ha anunciado el fin de casi cuatro décadas de carrera. El magistrado no ha revelado los motivos y se ha limitado a decir a la agencia ANSA que ha sido una decisión "meditada". "Nadie es indispensable", ha añadido.
Aunque el juez no ha querido explicar el porqué de su abrupta salida, son pocos en Italia los que dudan de que tras ella está su disconformidad con la absolución de Berlusconi. Así, el opositor Partido Democrático han querido expresar su "solidaridad" con Tranfa, mientras que desde Forza Italia se ha insistido en que la sentencia fue una "decisión democrática" en la que participaron varios magistrados.
NO HUBO DELITO
En su argumentario, los magistrados hablan de "actos sexuales consumados públicamente" en estas fiestas y ven "probado" que Ruby se prostituyó y mantuvo relaciones "retribuidas" con Berlusconi.
Fue precisamente la "preocupación" del exprimer ministro por el "riesgo" de que pudiera hacer revelaciones comprometedoras, lo que le llevó a hacer llamadas para conseguir que la joven fuera confiada a Nicole Minetti, exconsejera regional de su partido en Lombardía también imputada en el caso, después de que fue detenida.
Sin embargo, los magistrados afirman, en su documento de 300 páginas y recogido por los medios italianos, que Berlusconi no realizó ninguna amenaza para lograr esto último en la noche del 27 de mayo de 2010. Para entonces, no obstante, ya conocía que Ruby era menor de edad.
"Lo que sin embargo no está probado es que conociera la verdadera edad de la joven desde antes", cuando participó en al menos ocho fiestas en Arcore.