Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dinamarca dice que no confiscará a refugiados objetos con valor sentimental

El Gobierno danés ha defendido su polémico proyecto de ley en la Eurocámara para poder confiscar objetos a los refugiados que lleguen a Dinamarca. Para costear con ellos su estancia mientras se tramita su petición de asilo porque el modelo de bienestar social danés se basa en el principio de que "si te puedes mantener por ti mismo te tienes que mantener" sin ayudas del Estado, pero ha rechazado que les vaya a confiscar objetos con valor sentimental.

"Los objetos que tienen un valor particular personal, es decir, un valor sentimental para el individuo, están completamente exentos de la confiscación. Esto se aplica a alianzas de matrimonio o de compromiso", ha explicado la ministra de Inmigración, Integración y Vivienda danesa, Inger Stojberg, durante un debate sobre las medidas danesas en la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos del Interior de la Eurocámara.
"Muchos demandantes de asilo sólo traen objetos escasos y un poco de dinero en metálico. Podrán mantenerlo por supuesto, pero también creemos que es justo y razonable que los demandantes de asilo que traen suficientes bienes con ellos deben cubrir los costes de sus alimentos y alojamiento durante el proceso de asilo en sí", ha aclarado.
Así, ha precisado que si los demandantes de asilo podrán quedarse con unos 1.300 euros o 10.000 coronas de dinero en metálico y objetos de valor que traigan hasta este límite pero por encima del mismo, en ambos casos, las autoridades lo podrán confiscar para pagar los costes de alimentación y alojamiento durante su estancia.
Y ha insistido en que el Gobierno danés no confiscará los objetos de valor "sentimental" personal, algo que determinará en base a "la explicación" del demandante de asilo, que en todo caso podrá recurrir la confiscación "ante los tribunales daneses", lamentando "los malentendidos" en torno al proyecto de ley danés en este sentido.
"Estoy convencida que tenemos un trato adecuado y justo para los demandante de asilo y refugiados, también cuando lo comparamos con los sistemas en otros Estados miembro", ha incidido, insistiendo en que "en otros países tienen límites similares, de 350 o 750 euros".
La ministra ha precisado que los demandantes de asilo en Dinamarca ya tienen que pagarse su manutención si tienen recursos propios y ha explicado que lo único que cambiará es que ahora se dará a las autoridades la oportunidad de "inspeccionar" si llevan dinero en metálico u objetos de valor en sus maletas o encima, igual que ya ocurre en la actualidad con los ciudadanos daneses cuando solicitan las ayudas sociales básicas.
"Esperamos ayudar a aquellos que no pueden mantenerse por sus propios medios, pero al mismo tiempo es un principio fundamental que aquellos que pueden mantenerse por sí mismos no deben tener ayuda del Estado. Esto es un principio fundamental no sólo en Dinamarca sino en muchos otros Estado miembro también", ha zanjado, insistiendo en que es un principio que "se aplica tanto para los ciudadanos daneses como los demandantes de asilo".
También ha defendido que el proyecto del Gobierno danés para restringir tres años la reagrupación familiar para las personas a las que se concede la protección "temporal" respetan las convenciones internacionales. "Respetaremos las convenciones internacionales que hemos firmado", ha asegurado, al tiempo que ha incidido en el "amplio apoyo" para aprobar estas medidas este martes en el Parlamento danés.
La ministra ha asegurado que "naturalmente" han escuchado las críticas del Alto Comisionado de la ONU de Apoyo a los Refugiados (ACNUR) y la Comisión de Derechos Humanos del Consejo de Europa, que han avisado que la confiscación de los objetos de los refugiados atenta contra su dignidad, pero ha justificado la medida "por necesidad" tras recordar que en 2015 recibió 21.300 demandantes de asilo y las "condiciones generosas" en el país.
"Dinamarca es uno de los diez países en Europa que ha recibido al mayor número de demandantes de asilo per cápita. En 2014 recibimos 15.000 demandantes de asilo y en 2016 esperamos 25.000", ha subrayado.
El ministro de Exteriores danés, Kristian Jensen, ha recalcado que Dinamarca es uno de los cinco países "que cumple el objetivo de la ONU de aportar el 0,7% del PIB" en ayuda al desarrollo y ha recordado que en 2016 prevé destinar a ayuda humanitaria 245 millones de euros, "el mayor nivel histórico" y ha instado a "respetar que cada país encuentre normas que vengan bien" al modelo de bienestar social "nórdico y danés".
El responsable de Asilo de la Comisión Europea, Stephen Ryan, ha reconocido que "Dinamarca no está obligada a cumplir" las normas europeas sobre condiciones de recepción de demandantes de asilo porque tiene un 'opt out' pero sí a cumplir "sus obligaciones internacionales" en el marco de las Convenciones de Ginebra, que sólo avalan la confiscación si es "tanto proporcional como necesaria" y ha saludado el compromiso del Gobierno danés de "cumplir plenamente" con sus obligaciones en el marco del derecho internacional.
Y ha dejado claro que aunque la normativa europea abre la puerta a que los Estados miembros puedan "condicionar" parte de la ayuda material a los demandantes de asilo a "que no tengan medios suficientes" para subsistir, el Ejecutivo comunitario tendría que estudiar "caso por caso" una medida como la danesa en otros países para ver si cumple la normativa europea.
LA IZQUIERDA Y LOS VERDES, LOS MÁS CRÍTICOS
Los eurodiputados se han mostrado divididos sobre las propuestas daneses, aunque los grupos más críticos han sido los de Izquierda Unitaria Europea, los Verdes y los liberales. Así, la eurodiputada sueca de la Izquierda Unitaria Europea, Malin Borjk, simplemente ha calificado de "racistas" las propuestas danesas, mientras que la eurodiputada holandesa verde, Judith Sargentini, ha recordado "las fuertes críticas" de ACNUR y el Consejo de Europa. El eurodiputado belga liberal Louis Michel ha recalcado que las explicaciones del Gobierno danés son "absolutamente insatisfactorias" y sus propuestas "desdeñan" los Tratados y valores europeos.
En cambio, la eurodiputada sueca del grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa, Kristina Winberg, ha defendido "seguir el ejemplo de Dinamarca en Suecia" y desde el grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos se ha dejado claro que no hay nada que debatir sobre "una competencia nacional", al tiempo que ha recordado que los estados alemanes de Baviera y Baden-Württemberg ya aplican estas medidas.
Los 'populares' y los socialistas europeos han sido más comedidos en el debate. Así, el Partido Popular Europeo se ha limitado a defender la importancia de respetar los compromisos internacionales y vio "crucial" que no se confisquen los objetos de valor sentimental, mientras que desde el grupo de los socialistas y demócratas se ha defendido "ver lo que otros países están haciendo" antes de opinar.