Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duterte da por hecha su victoria en las presidenciales y tiende la mano a sus rivales

El candidato presidencial filipino Rodrigo Duterte ha dado ya por hecha su victoria en las elecciones presidenciales celebradas este lunes y ha tendido la mano a sus rivales tras una "virulenta" campaña electoral. Los resultados extraoficiales apuntan a una clara victoria de Duterte.
Los datos extraoficiales apuntan a que con el 56,98 por ciento de votos escrutados, Duterte habría logrado 11,5 millones de votos, lo que le sitúa a 4,9 millones de votos de distancia de la segunda más votada, Grace Poe.
"Quiero tender mi mano a mis rivales para comenzar desde ya la curación", ha afirmado Duterte en unas declaraciones a la prensa filipina en las que sin embargo ha instado a los funcionarios que han conspirado con bandas criminales y narcotraficantes a "retirarse o morir".
Duterte ha generado polémica en campaña por defender la ejecución extrajudicial de criminales como medida disuasoria para frenar los delitos. Este lunes ha insistido en que se disparará contra los criminales a menos de que cambien.
"Salid a por ellos, detenedles y si presentan pelea y se niegan a rendirse, si teméis por vuestra vida amenazada, entonces disparad. Tenéis mi autoridad", ha apostillado. Cualquier gobierno que no logre resolver el azote del crimen, "debe irse".
Duerte ha anunciado además cambios profundos en las infraestructuras del país que tantos problemas ha causado a los usuarios. "Voy a hacer que sea más rápido. Seguirá todo lo que es bueno para los filipinos", ha apuntado en referencia al programa de Asociación Público-Privado.
En cuanto a las relaciones exteriores, Duterte ha afirmado que Estados Unidos tendrá que escuchar al Gobierno a la ahora de aplicar el acuerdo militar recientemente firmado para dar mayor acceso a Estados Unidos a las bases filipinas.
Duarte, que se autodefine como "socialista", será el primer presidente filipino nacido en la isla de Mindanao, una región muy pobre del sur del país. Durante la campaña se ha forjado el apodo de 'Trump del Este' por sus polémicas declaraciones. Duterte, de 71 años de edad, era hasta ahora alcalde de la ciudad de Davao.