Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU critica a la ONU por querer listar las empresas que operan en asentamientos en Cisjordania

El Gobierno de Estados Unidos ha criticado este miércoles la resolución del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para la creación de una base de datos sobre las empresas que operan en asentamientos en Cisjordania, que Israel ha descrito como una 'lista negra'.
"Continuamos oponiéndonos de forma inequívoca a la existencia de este punto en la agenda y, por tanto, a cualquier resolución del Consejo de Derechos Humanos (de la ONU) en este sentido", ha dicho el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.
En este sentido, ha protestado además por lo que ha descrito como "un sesgo contra Israel" por parte del organismo internacional. "No va en favor de los intereses del consejo apuntar a un país de una forma desequilibrada", ha remachado.
Pese a ello, Kirby ha reiterado que el Gobierno estadounidense "se opone firmemente a las actividades en los asentamientos israelíes en los territorios (palestinos) ocupados".
La moción fue aprobada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU con 32 votos a favor, ninguno en contra y 15 abstenciones, la mayoría de ellas de países europeos.
El consejo pidió que la lista de empresas sea actualizada cada año y que sea una tasación de "las violaciones de los Derechos Humanos y las leyes internacionales involucradas en la producción de bienes en los asentamientos".
En respuesta, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo que es "absurdo" condenar a Israel en lugar de lidiar con los ataques de palestinos en su contra y los del grupo yihadista Estado Islámico en Europa.
La decisión llegó menos de seis meses después de que la Unión Europea (UE) publicara nuevas normas para el etiquetado de productos fabricados en los asentamientos israelíes, lo que fue igualmente criticado por el Gobierno de Israel.