Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU admite su implicación en el Twitter cubano pero alega que sólo sirve para "hablar libremente"

El Gobierno de Estados Unidos ha admitido este jueves que su agencia de ayuda internacional (USAID) financió un proyecto de red social para Cuba pero ha negado que se trate de un instrumento para alentar la disidencia. Según Washington, sólo era un canal para que "los cubanos hablasen libremente entre ellos".
La agencia Associated Press reveló que tras Zunzuneo, una red social presente en Cuba y con 40.000 usuarios, se encontraba la USAID. Las autoridades norteamericanas supuestamente recopilaban la información personal de los usuarios e introducían contenido político para tratar de promover movilizaciones ciudadanas contra el Gobierno de Raúl Castro.
Un portavoz de la USAID, Matt Herrick, ha asegurado este jueves en un comunicado que el único objetivo de Zunzuneo era "crear una plataforma para que los cubanos hablasen libremente entre ellos, punto".
En este sentido, ha explicado que en la "fase inicial" del programa los usuarios recibían información de actualidad, datos meteorológicos o resultados deportivos, pero después "fueron capaces de hablar de entre ellos", algo de lo que la agencia norteamericana se siente "orgullosa".
"Trabajamos en todo el mundo para ayudar a las personas a ejercitar sus derechos y libertades universales", ha apuntado Herrick, que no ha ocultado que Estados Unidos pretende ayudar a los cubanos a "comunicarse entre sí y con el mundo exterior".
El portavoz también ha recordado que todo el trabajo de la USAID en Cuba fue revisado "en detalle" por el Gobierno en 2013 y que, sin excepciones, se consideró que todos los programas respetaban las leyes norteamericanas y contaban con la vigilancia suficiente.
Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, también ha reconocido en rueda de prensa la existencia del proyecto, pero ha tachado de "equivocadas" las informaciones de que se trata de un "programa secreto".
"Al implantar programas en contextos no permisivos, por supuesto que el Gobierno toma medidas para ser discreto", ha asegurado Carney, que acto seguido ha indicado que no es algo "único" para el caso de Cuba.
Zunzuneo comenzó a operar poco después de que las autoridades cubanas detuviesen al contratista estadounidense Alan Gross, de 63 años, en diciembre de 2009. Gross cumple una condena de 15 años de cárcel por la supuesta instalación de redes de Internet bajo un programa secreto del Gobierno estadounidense.
La USAID confirmó que el proyecto Zunzuneo se canceló en septiembre de 2012, según la extensa investigación realizada por AP.