Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU dice que los milicianos prorrusos actúan de forma "coordinada", similar a como hicieron en Crimea

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha acusado este domingo a milicianos prorrusos de irrumpir en edificios gubernamentales de seis ciudades del este de Ucrania "en una operación coordinada y profesional muy similar a las llevadas a cabo en Crimea".
"Muchos de los milicianos llevaban chalecos antibalas y uniformes de camuflaje con las insignias quitadas y con armas de origen ruso. Estas unidades armadas, algunas de las cuales llevaban ribetes negros y naranjas de San Jorge, asociados con las celebraciones del Día de la Victoria en Rusia, han izado banderas rusas y separatistas en los edificios capturados, pidiendo un referéndum y la anexión a Rusia", ha detallado.
"Estas operaciones tienen muchas similitudes con las llevadas a cabo en Crimea a finales de febrero, que culminaron con la intervención militar ilegal y presunta anexión de la región", ha agregado en su comunicado.
"En el caso de Crimea, fuerzas profesionales muy organizadas y bien equipadas, que vestían uniformes militares rusos, se hicieron con el control de la sede gubernamental crimea y de las instalaciones de seguridad antes de ser reemplazadas por fuerzas militares regulares", ha manifestado.
El Departamento de Estado ha manifestado que las operaciones estaban "planificadas" y ha dicho que ello queda demostrado con el hecho de que las mismas "tuvieran lugar de forma simultánea en varios lugares del este de Ucrania".
"El Gobierno ucraniano ha informado de que oficiales de la Inteligencia rusa están directamente involucrados en los preparativos de las actividades de los grupos de resistencia prorrusos en el este de Ucrania", ha apuntado, antes de decir que las autoridades han detenido a una persona que "ha asegurado haber sido reclutado por los servicios de seguridad rusos para llevar a cabo actividades de subversión".
"En todos los casos, los medios independientes han sido acusados y excluidos para no cubrir los asaltos, mientras que los medios prorrusos tuvieron un acceso especial y fueron usados para publicar las demandas de estos grupos", ha dicho.
Por último, ha denunciado la existencia de informaciones sobre "la puesta bajo custodia de periodistas, los ataques contra al menos uno de ellos y la realización de disparos como advertencia a otros periodistas".
"DIEZ AFIRMACIONES FALSAS"
En un segundo comunicado, el Departamento de Estado ha publicado "diez afirmaciones falsas" realizadas por Rusia para justificar sus operaciones en el este de Ucrania. Junto a las mismas, ha presentado una serie de "hechos" que, a su juicio, demuestran que Moscú está engañando a la opinión pública.
Así, ha rechazado las afirmaciones rusas de que sus agentes no están activos en Ucrania, de que en las manifestaciones participan sólo ciudadanos ucranianos que expresan su deseo de unirse a Rusia, y de que los líderes separatistas cuentan con un amplio respaldo popular.
Además, ha negado que la situación en Ucrania corra el riesgo de convertirse en una guerra civil, que los ciudadanos de la localidad de Donetsk hayan rechazado a las autoridades centrales, y que Rusia haya ordenado una "retirada parcial" de tropas desplegadas en la zona fronteriza.
Por último, ha desmentido que los miembros de etnia rusa se encuentren amenazados bajo el nuevo Gobierno ucraniano, que éste esté liderado por nacionalistas radicales y fascistas, que las minorías étnicas sufran una persecución, y que Rusia no esté usando la energía y el comercio como arma contra Ucrania.