Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU dice que "es muy pronto" para saber si la recaptura de Palmira afectará al proceso de paz

El Gobierno de Estados Unidos ha afirmado este lunes que "es muy pronto" para saber si la recaptura de la ciudad siria de Palmira por parte del Ejército, tras expulsar de la misma al grupo yihadista Estado Islámico, afectará al proceso de paz.
"Es muy pronto para saber el grado en el que la operación de Palmira va a afectar de una manera o de otra. No estoy seguro de lo que debemos esperar, salvo que quizá les dé un poco más de confianza", ha dicho el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.
Asimismo, ha aplaudido que "el Estado Islámico haya sido expulsado de Palmira", expresando su deseo de que tanto el Gobierno como la oposición "siguen participando en el proceso político y avanzan en él".
Respecto a la expulsión del grupo yihadista de la ciudad, Kirby ha indicado que "no se puede olvidar lo que el Estado Islámico ha hecho, destruyendo el patrimonio común (...) y decapitando a un conocido arqueólogo responsable del mantenimiento del lugar".
"Dicho eso, esperamos también que (...) no suponga una expansión de la capacidad de (el presidente sirio) Bashar al Assad de ser tiránico con el pueblo sirio. Todos sabemos que, a largo plazo, el Ejército sirio bajo su mando no puede traer la paz a Siria", ha agregado.
En este sentido, ha insistido en que "Al Assad es responsable de la guerra civil que, de hecho, ha ayudado a crecer a un grupo como el Estado Islámico". "Pese a ello, que el Estado Islámico no esté en Palmira y no siga diezmando la historia humana es algo bueno", ha remachado.
LA RECONQUISTA DE LA CIUDAD
La reconquista de la ciudad supone la recuperación de un punto estratégico para acceder al bastión islamista de Raqqa --la capital del autoproclamado califato-- y de un Patrimonio de la Humanidad que ha resultado gravemente dañado tras varios meses de combates y por la campaña de destrucción de lugares históricos por parte de los yihadistas.
El Estado Islámico asumió el control de la ciudad en mayo del año pasado, durante el apogeo de su ofensiva en Siria, y hasta la declaración el mes pasado del alto el fuego las fuerzas del Gobierno sirio habían sido incapaces de organizar una ofensiva para retomar la ciudad.
En la reconquista de Palmira han participado fuerzas militares sirias, grupos paramilitares de élite denominados los Halcones del Desierto y la aviación rusa, que ha lanzado decenas de bombardeos sobre posiciones yihadistas, que se han cobrado las vidas de más de un centenar de combatientes de Estado Islámico en las últimas 24 horas.
Por su parte, Al Assad ha destacado que la toma de Palmira es una prueba de la eficacia de la estrategia adoptada por el Ejército y sus aliados en la guerra contra el terrorismo.
"La efectividad de esta estrategia destaca aún más ante la implicación de la coalición liderada por Estados Unidos e integrada por más de 60 países y su falta de seriedad en la lucha contra el terrorismo y lo poco que ha logrado desde que se creó hace un año y medio", ha dicho.
"Palmira ha sido reducida a ruinas varias veces a lo largo de la historia (...). Tal como ha sido restaurada otras veces, también será restaurada otra vez para que siga siendo el patrimonio y el tesoro del mundo entero que es", ha remachado.