Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU pide pena de muerte para yihadista libio acusado de participar en el ataque contra el Consulado en Bengasi

Un gran jurado federal de Estados Unidos ha emitido este martes una nueva acusación que incluye una posible pena de muerte contra Ahmed Abu Khatallah, un yihadista libio acusado de haber participado en los ataques de septiembre de 2012 sobre la sede diplomática estadounidense en Bengasi (Libia).
Esta última acusación sustituye a las presentadas anteriormente contra Khatallah en el pasado mes de julio, y añade 17 nuevos cargos, incluyendo acusaciones de que lideró a un grupo de milicianos extremistas y que conspiró con otros para atacar las instalaciones y matar a ciudadanos estadounidenses.
Khatallah fue capturado en Libia en junio de este mismo año por las fuerzas especiales de Estados Unidos y fue transportado al país norteamericano a bordo de un buque de la Armada para hacer frente a los cargos en una corte federal de Washington.
Cuatro estadounidenses murieron en el ataque, entre ellos el embajador de Estados Unidos en Libia, Christopher Stevens. El ataque provocó una tormenta política en Washington que aún podrían resonar si finalmente Hillary Clinton, la secretaria de Estado en el momento del ataque, se presenta como candidata a la Presidencia de cara a las elecciones de 2016.
Los republicanos acusaron a Clinton de no haber puesto en práctica medidas de seguridad para proteger al personal estadounidense en Libia. Sus críticos todavía cuestionan el manejo de la ex primera dama del incidente, mientras Clinton contempla la posibilidad de lanzar su candidatura presidencial.
En entrevistas con los medios de comunicación antes de su captura por las fuerzas estadounidenses, Abu Khatallah negó su participación en los ataques contra las instalaciones utilizadas por el Departamento de Estado de Estados Unidos como una oficina consular y a otro edificio cercano utilizado por la CIA como su base de Bengasi.
ATAQUE AL CONSULADO
El 11 de septiembre de 2012 decenas de yihadistas rodearon el consulado estadounidense en Bengasi, ante la sospresa de las tropas norteamericanas encargadas de protegerlo, y consiguieron asaltarlo en una cruenta batalla. Aunque finalmente fueron repelidos, los yihadistas acabaron con la vida del embajador estadounidense en Libia, Christopher Stevens, del miembro del Departamento de Estado Sean Smith y de los contratistas de la CIA Tyrone S. Woods y Glen Doherty.
Las autoridades estadounidenses apuntan a Ansar al Sharia como principal responsable de este ataque, aunque en un principio dijeron que era un asalto esporádico, pero sospechan que habría otros grupos aliados detrás del asalto a la oficina consular.
Este ataque ha sido un quebradero de cabeza para el Gobierno estadounidense. El presidente, Barack Obama, tuvo que dar amplias explicaciones durante su campaña para la reelección y podría ser el principal obstáculo de su entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, para lanzarse a la carrera por la Casa Blanca en 2016.