Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joyas para el día después de... Auschwitz

Se encuentran joyas ocultas en menaje de cocina incautadas por los nazis a su llegada a AuschwitzEFE

Ninguno de los más de un millón largo de judíos que desfilaron bajo el letrero de "El trabajo libera" que blasonaba el portón de entraba al campo de concentración de Auschwitz tenía claro el horror que se desarrollaba en su interior. Por eso, muchos de ellos, acudían ligeros de equipaje siguiendo las intrucciones de los jerarcar nazis pero escondiendo como`podían objetos de valor convencidos de que después, la vida les daría otra oportunidad. Setenta años más tarde, el descubrimiento de un anillo y un collar de oro y plata ocultos en el doble fondo de una taza esmaltada requisada por las autoridades alemanas tras la deportación de alguno de sus prisioneros nos sigue sobrecogiendo.

Personal del Museo de Auschwitz ha encontrado ambas joyas escondidos en una taza expuesta en el museo del campo de extermino nazi y que había sido requisada por las autoridades alemanas tras la deportación de alguno de sus prisioneros.

Las joyas se encontraban en un doble fondo de la taza y han sido halladas durante las tareas de mantenimiento por las que pasan las piezas del museo. El Museo de Auschwitz dispone de una colección de 12.000 útiles de cocina, entre otras pertenencias que eran requisadas por los soldados nazis cuando los prisioneros llegaban al campo de exterminio localizado en Polonia.

El museo estima que las piezas fueron fabricadas entre 1921 y 1931 pero resulta imposible localizar a los propietarios debido a que no suele haber documentación sobre estas pertenencias. "Estaban muy bien escondidas pero, debido al paso del tiempo, los materiales se han ido deteriorando gradualmente y el doble fondo se ha separado de la taza", ha declarado la responsable de las colecciones del memorial, Hanna Kubik.

Setenta años después de que las fuerzas aliadas liberaran el campo de exterminio, todavía se siguen encontrando objetos escondidos por los prisioneros con el fin de que no fueran requisados. "La ocultación de objetos valiosos demuestra por una parte que las víctimas eran conscientes de la naturaleza requisadora de las deportaciones, y por otra parte muestra que las familias judías tenían cierta esperanza de que iban a necesitar los artilugios para el día a día", ha declarado el director del museo, Piotr A.M. Cywinski, lo cual demuestra que las familias desconocían completamente a dónde iban y las condiciones en las que iban a vivir.