Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enfrentamientos en la Explanada de las Mezquitas entre palestinos y la Policía israelí

La Policía de Israel se ha enfrentado este lunes a decenas de palestinos en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén en el marco de la visita al lugar del parlamentario ultraderechista israelí Moshe Feiglin, que ha desatado las protestas de los fieles musulmanes congregados en el interior del recinto.
En el marco de los enfrentamientos la Policía ha utilizado granadas aturdidoras, gases lacrimógenos y pelotas de goma, mientras que varios manifestantes han lanzado piedras y fuegos artificiales contra los agentes, tal y como ha recogido la agencia palestina de noticias Maan.
Las autoridades israelíes habían prohibido la entrada al lugar a los hombres palestinos menores de 50 años y a las mujeres palestinas con motivo de la celebración de la fiesta judía del Sukkot, decisión que había provocado protestas en la comunidad musulmana.
Las protestas derivaron en enfrentamientos de poca consideración en varias de las puertas de acceso después de se negara la entrada a los fieles, provocando un pequeño incendio cerca del acceso este al complejo religioso.
Los incidentes han provocado la reacción de Jordania, que ha advertido con hacer frente "con firmeza" a la escalada de tensiones generada por Israel en la Explanada de las Mezquitas y la mezquita de Al Aqsa.
El ministro de Comunicaciones y portavoz gubernamental, Mohamad Momani, ha destacado que Amán tomará las medidas políticas y legales necesarias "para poner fin al cerco impuesto al complejo de Al Aqsa" por parte de Israel.
Asimismo, ha advertido de que "las violaciones israelíes contra la santidad de la mezquita alimentarán el radicalismo y la sedición, lo que podría desatar una guerra religiosa en la zona".
La semana pasada, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, advirtió a Israel contra convertir el conflicto político entre palestinos e israelíes en una guerra religiosa, criticando los últimos ataques contra fieles musulmanes en la Explanada de las Mezquitas.
"Todos debemos ver lo que hay alrededor nuestro e Israel debe prestar atención y entender que este tipo de situaciones son peligrosas tanto para Israel como para otros", valoró el mandatario.