Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erdogan sostiene que las YPG y el PKK son una misma cosa para Ankara y rechaza prestarles su apoyo

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha afirmado este domingo que las Unidades de Protección Popular (YPG), una milicia kurda siria, y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) son una misma cosa para Ankara.
"En estos momentos, las PYD son lo mismo que el PKK para nosotros. Son también una organización terrorista", ha sostenido, antes de asegurar que sería "un error" que Estados Unidos pida a Turquía que anuncie abiertamente un apoyo a la milicia en sus combates contra el grupo extremista Estado Islámico.
"No se puede esperar algo así de nosotros, y nosotros no podemos decir 'sí' a algo así", ha recalcado Erdogan, según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.
Turquía se encuentra en una posición delicada en este asunto debido a las peticiones para que apoye a la milicia en sus combates contra la formación yihadista, considerada una amenaza internacional, y el proceso de paz con el PKK a nivel interno.
Las YPG están compuestas principalmente por miembros del Partido de la Unión Democrática (PYD) --que reconoce como líder a Abdulá Ocalan y que tiene entre sus objetivos la autodeterminación del Kurdistán-- y fueron fundadas en 2004, si bien se declararon de forma oficial durante la revolución siria de 2011.
Por otra parte, el presidente turco ha manifestado que las negociaciones con Washington acerca del uso de la base aérea de Incirlik en sus operaciones contra Estado Islámico en Siria "no están claras", si bien no ha descartado que se pueda alcanzar un acuerdo al respecto.
Las palabras de Erdogan llegan en medio de la batalla entre las YPG y Estado Islámico por la localidad siria de Kobani, de mayoría kurda y hasta ahora controlada por la citada milicia tras más de tres semanas de cerco yihadista.
Debido a los ataques que estaban sufriendo, las YPG advirtieron hace unas semanas de que no podrían resistir mucho más tiempo. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aprobó una serie de ataques aéreos contra la milicia yihadista para tratar de socorrer a los kurdos y así frenar el avance del grupo.
Por su parte, Turquía ha anunciado que sus tropas están preparadas en la frontera con Kobani para asistir a la defensa del enclave kurdo. Sin embargo, como miembro de la OTAN, el Gobierno turco ha pedido a sus aliados que acaben cuanto antes con el avance del presidente sirio, Bashar al Assad, para terminar con una guerra civil que ha dejado 200.000 muertos desde que empezó en marzo de 2011.