Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erdogan conmemora el primer aniversario del intento de golpe de Estado en Turquía

Erdogan conmemora el intento de golpe de Estado: "Un punto de inflexión en la democracia"Reuters

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha conmemorado el primer aniversario del golpe de Estado fallido en Turquía como "un punto de inflexión en la historia de la democracia" y una "fuente de inspiración para todos los pueblos que viven bajo la amenaza de la dictadura".

Así lo ha hecho saber el presidente en una columna de opinión para el diario británico 'The Guardian', donde describe cómo hace un año "millones de turcos dejaron al lado sus diferencias políticas, culturales y étnicas" para "formar un frente unido contra los conspiradores que intentaron suspender la Constitución, disparar a inocentes y bombardear el Parlamento".
"Todos juntos, el pueblo turco se negó a que un grupo armado les privara de su democracia, de su libertad y de su estilo de vida", ha añadido el mandatario, que ha dedicado parte de su artículo a insistir en la extradición del clérigo Fetulá Gulen, a quien ha responsabiliza del golpe. "Su retorno no solo es importante para Turquía, sino para la democracia entera", ha manifestado Erdogan.
DURO MENSAJE A OCCIDENTE
El mandatario ha criticado duramente en el artículo a los aliados occidentales de Turquía por "expresar su hipocresía y doble rasero" tras el fallido levantamiento. "Por desgracia, los aliados de Turquía y en particular nuestros aliados occidentales han sido incapaces de apreciar en toda su extensión el significado de lo sucedido", ha lamentado Erdogan.
"En lugar de expresar su solidaridad, un buen número tanto de gobiernos como de instituciones esperaron a ver cómo se desarrollaba la crisis", ha escrito el presidente.
"Encima, decenas de altos cargos gulenistas han recibido asilo por nuestros autoproclamados amigos y aliados. No hay forma de endulzar esta cuestión. Es una traición a la amistad de Turquía, e incompatible con las relaciones bilaterales. Los líderes occidentales tiene dos opciones: o estar del lado de los terroristas o recuperar el favor del pueblo turco", ha concluido.