Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España alerta a UE de las "gravísimas consecuencias" en la crisis migratoria si no cuida relaciones con Marruecos

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha alertado este jueves al resto de miembros de la Unión Europea de las "gravísimas consecuencias" para el control de los miles de inmigrantes irregulares y refugiados que tratan de llegar a la UE, si no se toman medidas para recuperar las relaciones con Marruecos, suspendidas por Rabat a raíz de un fallo de la Justicia europea favorable al Sáhara occidental.
"Hemos de contribuir a desbloquear esa situación, de lo contrario, nos podemos encontrar con un problema de gravísimas consecuencias para España y para la Unión Europea, además de para Marruecos", ha explicado el ministro en declaraciones a la prensa en Bruselas, tras una reunión con los ministros de Interior de la UE.
A finales del pasado mes, Rabat anunció la suspensión de los contactos con las instituciones europeas en protesta por una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE), que en diciembre invalidó el acuerdo comercial de productos agrícolas entre la UE y Marruecos por incluir las producciones del Sáhara occidental.
Así las cosas, Fernández Díaz ha solicitado a sus colegas de Interior e Inmigración que no se olviden de que decisiones como el acuerdo para conceder al menos 3.000 millones de euros a Turquía a cambio de que contenga el paso de refugiados a la UE "no deben generar agravios comparativos".
El ministro ha evitado dar detalles sobre las mejoras que defiende en las relaciones con Marruecos, pero ha insistido en que se trata de un país cuya "estabilidad" resulta "estratégica" para la Unión Europea.
Al ser preguntado por si cree que se debe cuidar más las relaciones con este país, el ministro ha sido tajante: "Claramente sí". También ha reiterado la necesidad de colaborar con los países en origen y tránsito.
El ministro español ha considerado que las mafias que trafican con personas "son malas, pero no tontas" y van a buscar rutas alternativas para llegar a la UE por el cierre del tránsito por los Balcanes y el pacto para deportar a Turquía a los refugiados llegados a Grecia.
España y otros países han expresado su preocupación porque el cierre de las fronteras en la ruta de los Balcanes y entre Grecia y Turquía reconduzca la huida de los refugiados hacia rutas alternativas, en referencia al Mediterráneo occidental.
Fernández Díaz ha apuntado que se ha debatido "con mucha intensidad" esta preocupación, habida cuenta de la "rapidez" con la que evoluciona el fenómeno migratorio y busca caminos alternativos cuando se controlan las vías de entrada ilegales.