Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España muestra su satisfacción por el alto el fuego en Sudán

((Esta noticia corrige la anterior sobre el mismo tema por un error en el titular y el primer párrafo de la noticia. Disculpen las molestias))
El Gobierno en funciones ha mostrado este jueves su satisfacción por el cese unilateral de hostilidades del Gobierno de Sudán en los estados de Kordofán Sur y Nilo Azul, una decisión que ha considerado como "un paso en la buena dirección hacia la paz y reconciliación nacional".
En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha destacado que el alto el fuego supondrá un avance "hacia la unidad, estabilidad y prosperidad" del país. El anuncio, que se conoció el pasado 18 de junio, se produce tras el cese de la violencia también declarado por las Fuerzas Revolucionarias de Sudán el 28 de abril.
Asimismo, el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha instado a aquellas partes que aún no lo han hecho a "firmar la hoja de ruta propuesta por el Grupo de Alto Nivel de Aplicación de la Unión Africana" y ha animado a todos "a proseguir con las conversaciones dentro de Sudán para alcanzar un acuerdo final de paz a través de un diálogo nacional inclusivo".
El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, aplaudió el miércoles el anuncio del alto el fuego realizado por parte del presidente de Sudán, Omar Hasán al Bashir, pidiendo además a las partes que permitan el acceso urgente de la ayuda humanitaria.
En su declaración, publicada por la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA, Al Bashir recalcó que el anuncio era "un gesto de buena voluntad para permitir que los grupos rebeldes que no firmaron el Documento de Doha para la Paz en Darfur se unieran al proceso de paz".
El Gobierno de Sudán lleva años combatiendo a grupos rebeldes en Kordofán del Sur y Nilo Azul, y acusa al Ejecutivo de Sudán del Sur de respaldar a estas milicias, algo que ha sido negado por Yuba.