Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara aprueba la reforma del Fondo de Solidaridad para agilizar el acceso a ayudas por catástrofes naturales

El pleno de la Eurocámara ha aprobado este miércoles -por 525 votos a favor, 12 en contra y 41 abstenciones- una reforma de las reglas que rigen el funcionamiento del Fondo de Solidaridad cuyo objetivo es agilizar las ayudas para los Estados miembros que hayan sufrido catástrofes naturales.
La reforma, que ya ha sido pactada con los Veintiocho y cuya ponente ha sido la eurodiputada del PP Rosa Estarás, amplía el plazo para solicitar ayuda de 10 a 12 semanas y permite anticipar el pago del 10% de la ayuda, además de clarificar los criterios para desplegar el fondo en caso de desastres más localizados.
"El Fondo de Solidaridad es uno de los ejemplos más visibles y efectivos de solidaridad europea. Esta reforma tiene por objetivo convertir el Fondo en un instrumento más ágil y e introduce un criterio común para que cualquier región pueda optar al Fondo. El adelanto de los pagos es un éxito importante para los negociadores del Parlamento porque en caso de catástrofe el despliegue rápido de las ayudas es vital", ha dicho Estarás tras el voto.
El nuevo Fondo de Solidaridad se centrará en las catástrofes de mayor envergadura, cuyos daños representen al menos 3.000 millones de euros o el 0,6% de la Renta Nacional Bruta (RNB) del país afectado. No obstante, también se concederán ayudas a las regiones que hayan sufrido catástrofes más localizadas. En estos casos, las nuevas normas establecen un criterio común de elegibilidad con un umbral mínimo de daños fijado en el 1,5% del Producto Interior Bruto (PIB) de la región afectada.
Los eurodiputados también han conseguido reducir el umbral mínimo de las ayudas hasta el 1% en el caso de las regiones ultraperiféricas, entre ellas las islas Canarias. Además, han logrado que el Fondo también cubra catástrofes con efectos visibles a largo plazo, como las sequías.
El Fondo de Solidaridad de la UE, con un presupuesto máximo de 500 millones de euros anuales hasta 2020, se introdujo en 2002 en respuesta a las inundaciones de ese mismo año en Europa central. Desde entonces, el Fondo se ha movilizado en 56 ocasiones para ayudar a las personas afectadas por tormentas, inundaciones, incendios forestales, terremotos y sequías. Hasta ahora, 23 países se han beneficiado de esta ayuda con un coste total de cerca de 3.600 millones de euros.