Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pide frenar la competencia desleal de terceros países en los suministros ferroviarios

El Parlamento ha reclamado este jueves a la Comisión Europea que ponga en marcha una estrategia comunitaria "coherente" para frenar la competencia desleal de terceros países, en especial de Japón, China y Estados Unidos, en el sector de los suministros ferroviarios de forma que garantice el cumplimiento del principio de reciprocidad.
En una resolución aprobada a mano alzada, los eurodiputados han advertido de que las importaciones de suministros ferroviarios, como motores o señales, desde terceros países de fuera de la UE está debilitando a la industria comunitaria, y han destacado que esto se debe al "fuerte "apoyo político y financiero de los países exportadores.
"Estas prácticas pueden constituir un caso de competencia desleal que amenaza empleos en Europa", reza el texto respaldado por la Eurocámara.
Asimismo, los eurodiputados han reclamado que futuros acuerdos comerciales y revisiones de otros ya alcanzados incluyan disposiciones específicas que mejoren el acceso al mercado por parte de la industria europea de suministros ferroviarios, en particular en lo relativo a los concursos públicos.
Por otro lado, el Parlamento Europeo ha instado a los Estados miembros a aprobar las nuevas herramientas de defensa comercial, y ha criticado con dureza la declaración de la presidencia de Países Bajos del Consejo de la UE en la que la propuesta sobre esta reforma todavía está en una fase preliminar y que los socios del bloque comunitario aún están divididos con respecto a algunas cuestiones.
Por ello, los eurodiputados acusaron al Consejo de comportarse de una forma "irresponsable" y "negligente" y urgieron a permitir la aprobación de estas normas "sin retraso" para que la UE pueda responder con celeridad y de forma más efectiva ante casos de dumping.