Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara da luz verde a nuevo préstamo de 500 millones para ayudar a Túnez

El pleno de la Eurocámara ha aprobado este miércoles --por 561 votos a favor, 76 en contra y 42 abstenciones-- una nueva ayuda macrofinanciera de 500 millones de euros para Túnez en forma de préstamos ventajosos para ayudarle a superar las dificultades económicas, agravadas por la última ola de atentados y su impacto en sectores clave como el turismo y el transporte en el país.
"Los grandes desafíos en Túnez son la caída económica, la subida del desempleo y los ataques terroristas que han hecho huir a los turistas. Al mismo tiempo, Túnez ha recibido más de 1,8 millones de refugiados de Libia, un número que equivale a casi el 20% de su población", ha explicado la eurodiputada responsable, la liberal francesa Marielle de Sarnez, subrayando que a pesar de estos desafíos la transición democrática ha avanzado de forma "extraordinaria" en Túnez y "Europa necesita estar a su lado".
La eurodiputada ha reclamado a la Comisión Europea que garantice que la asistencia está disponible "lo más rápido posible, antes del verano" y le ha pedido que "empiece a pensar" como países como Francia y Alemania que han condonado parte de la deuda de Túnez, convirtiéndola en inversión.
Los Gobiernos europeos tienen que aprobar ahora formalmente el préstamo, que ya recibió el visto bueno de los Veintiocho a nivel de embajadores el pasado 1 de junio.
Los préstamos, que tendrán un vencimiento medio de 15 años, se darán en tres tramos y estarán disponibles durante un plazo de dos años y medio y complementarán el programa de asistencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) extendido para Túnez a cambio de reformas, dentro de fondo actual de 2.900 millones de dólares.
La UE y Túnez todavía deben acordar un memorando de entendimiento con las condiciones políticas y económicas a cambio de la ayuda europea, entradas en las reformas estructurales y garantizar finanzas públicas saneadas y cuyo cumplimiento vigilarán de antemano la Comisión y el Servicio Europeo de Acción Exterior. Túnez también deberá garantizar el respeto a la democracia, el Estado de Derecho y los Derechos Humanos.
Bruselas, que propuso dar la nueva ayuda a Túnez en febrero para ayudarle a cubrir sus necesidades de financiación para este año y 2017, prevé que el primer tramo de ayuda llegue este mismo año.
Túnez ya se benefició de un primer paquete de asistencia macrofinanciera de 300 millones de euros en 2014 para ayudarle a avanzar en las reformas para mejorar la gestión de las finanzas públicas, mejorar los ingresos fiscales y la progresividad en el sistema impositivo, para reforzar la red de seguridad social, reformas en el sector financiero y mejorar el marco normativo para promover el comercio y la inversión.
Los primeros dos tramos de 100 millones de euros cada uno fueron desembolsados en 2015 y se espera que el último tramo se entregue en el segundo trimestre de 2016, si Túnez cumple las condiciones acordadas.
Túnez también se ha beneficiado de más de 1.000 millones de euros en ayudas desde 2011 a través del Instrumento de la Vecindad Europea y de otros programas de cooperación y otros 1.300 millones de euros en préstamos del Banco Europeo de Inversión desde el inicio de la Primavera árabe en el país.