Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara traslada a Polonia el temor a que la reforma judicial dañe el Estado de Derecho

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha trasladado este martes al presidente de Polonia, Andrzej Duda, la "gran preocupación" de la institución europea por el daño que la reforma judicial que ultima el Gobierno polaco pueda hacer al Estado de Derecho y las libertades en este país.
"La legislación ha creado gran preocupación en el Parlamento Europeo porque puede ir en contra de los principios fundamentales de los Tratados de la UE, debilitar la independencia e imparcialidad de la judicatura polaca y minar la separación de poderes", dice Tajani en su carta a Duda.
La llamada a Polonia para que respete el Estado de Derecho y los valores de la Unión Europea está respaldada por la mayoría de los partidos políticos con representación en la Eurocámara, que la víspera pidieron también por carta al presidente de la institución un gesto contundente hacia Varsovia antes de que este martes se iniciara el debate parlamentario sobre la polémica reforma.
"Debemos dejar claro que la adopción de estas leyes tendrá consecuencias, porque no son leyes compatibles con los Tratados de la UE y la pertenencia a la UE", pidieron los presidentes del PPE, Manfred Weber; de los Socialistas y Demócratas (S&D), Gianni Pittella; de los Liberales (ALDE), Guy Verhofstadt; Izquierda Unitaria (IU), Gabi Zimmer; y de Los Verdes, Philippe Lamberts y Ska Keller.
La preocupación que Tajani ha querido trasladar a Duda, para pedirle que medie con el Gobierno ultraconservador de Beata Szydlo, se refiere a la tramitación de varios proyectos de ley, por los que todos los jueces serían reemplazados, excepto los elegidos por el ministro de Justicia, y se daría a la Cámara más poder de decisión en el nombramiento de los magistrados.
Las tensiones entre la Unión Europea y el Gobierno ultraconservador se mantienen desde hace un año, cuando la Comisión Europea dio el primer paso en el expediente abierto a Polonia por vulnerar el Estado de derecho con varias polémicas reformas.
Bruselas apuesta por agotar la vía del diálogo y se resiste a dar el paso para activar el artículo 7 del Tratado de la UE, que, en última instancia, llevaría a suspender el derecho a voto de Polonia en el Consejo Europeo, si se constata una "violación grave" del Estado de Derecho en ese país.
El temor a que la activación de este mecanismo de "último recurso" provocara tal ruptura con el Estado miembro que llevara a una nueva salida de la UE y la falta de interlocutores con Varsovia, cuyo partido en el Gobierno (PiS) no pertenece a ninguna gran familia política en la UE, frena a las instituciones, a pesar de que la deriva polaca se ha discutido ya tanto a Veintiocho como en el seno de la Comisión.
La última reforma en curso, de hecho, será motivo de debate este miércoles en el Colegio de Comisarios, que observa con "preocupación" la tramitación de la legislación que afecta a la judicatura y discutirá los "pasos a seguir", según ha adelantado un portavoz comunitario.
La discusión del jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, con su colegio de comisarios, sin embargo, no llevará a la toma de ninguna decisión este miércoles. "La Comisión tiene una panoplia de medidas para afrontar la situación", ha asegurado el portavoz de Juncker, Margaritis Schinas, sin dar más detalles.