Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tráfico de personas hacia Europa generó unos beneficios de hasta 6.000 millones, según Interpol y Europol

La llegada de más de un millón de inmigrantes y refugiados a Europa durante el año 2015 supuso un lucrativo negocio para las mafias que se dedican al tráfico de personas, según los datos de un informe conjunto realizado por Europol e Interpol.
De acuerdo con los hallazgos del 'Informe sobre redes de tráfico de personas', el resultado anual de esta práctica fue de entre 5.000 y 6.000 millones de dólares en 2015, lo que supone una de las actividades más lucrativas para el crimen organizado en Europa.
Además, según el resumen del informe publicado este martes, se ha constatado que el 90 por ciento de los inmigrantes que viajaron a la UE lo hicieron gracias al trabajo de redes criminales, quienes están organizados en redes conectadas de forma muy laxa.
La estructura de estas redes incluye a líderes que coordinan libremente las actividades en una determinada ruta, organizadores que gestionan las actividades localmente a través de contactos personales y facilitadores oportunistas de bajo nivel.
Además, este contrabando de personas es un negocio multinacional, ya que se ha podido comprobar que hay sospechosos implicados procedentes de más de un centenar de países. Quienes participan en esta actividad ilegal normalmente han tenido alguna conexión previa con otro tipo de delitos, según el informe.
Interpol y Europol han constatado que las rutas migratorias clave identificadas como los principales corredores para el tráfico de inmigrantes son fluidos y se ven influenciados por factores externos, como pueden ser los controles fronterizos, y que quienes llegan a través de estas mafias son vulnerables a la explotación sexual y laboral para devolver su deuda.
Por último, el informe aborda una de las grandes preocupaciones actuales: "aunque no está probada una relación sistemática entre tráfico de personas y terrorismo, hay un creciente riesgo de que terroristas extranjeros puedan usar los flujos migratorios para entrar o regresar a la Ue", sostienen.
CLARO MENSAJE
Para el director de Europol, Rob Wainwright, el informe "envía un claro mensaje a la UE y los estados miembro de que debemos combatir estas redes en los términos más firmes posibles".
"Gracias al establecimiento del nuevo Centro Europeo contra el Tráfico de Inmigrantes en Europol, y a su colaboración con Interpol y otros socios, tenemos ahora los medios operativos para lograr este objetivo", ha añadido en un comunicado.
Por su parte, el secretario general de Interpol, Juergen Stock, ha destacado que este informe supone "un esfuerzo sin precedentes para conocer mejor a los traficantes de personas y sus redes criminales que se aprovechan de la desesperación humana".
"Aunque puede que Europa sea el destino para estos inmigrantes, la crisis no puede resolverse solo mediante la Policía y los políticos en la región. Este análisis conjunto integral servirá como base para acciones conjuntas significativas en Europa y en todo el mundo", ha opinado.