Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Falsos suicidas

Pasan varias horas, y uno de los automovilistas bloqueados por el atasco se ofrece como mediador. Lai Jiansheng aprovecha un descuido del agente para subir por la pasarela y llegar hasta el presunto suicida.

Intercambia con él unas palabras y -ante la estupefación de los curiosos- lo empuja al vacío. Tras ocho metros de caída, el señor Chen aterriza en la colchoneta colocada los bomberos. Aún así, sufre lesiones en la columna y en un codo.

Tras su detención, el señor Lai asegura que los falsos suicidas faltan el respeto a los demás con su egoísmo, y que no quieren matarse, sino que las autoridades resuelvan sus problemas. 
En los dos últimos meses, otras 11 personas se habían subido a este mismo puente y ninguno acabó tirándose.