Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía colombiana ordena detener a cuatro militares implicados en escuchas

El fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, ha revelado este miércoles que el Ministerio Público ordenará la captura de cuatro miembros del Ejército por su supuesta implicación en las escuchas a los delegados del Gobierno en las conversaciones de paz de La Habana y periodistas.
Montealegre ha identificado a los sospechosos como militares de rango medio y ha explicado que habrían participado en la compra-venta de información de Inteligencia.
"Han sido muchas las pruebas y la información recolectada que permite inferir la presunta responsabilidad de cuatro militares en las interceptaciones a los delegados del Gobierno", ha indicado, en declaraciones a Caracol Radio.
Una vez se produzcan las detenciones, la Fiscalía solicitará vistas de imputación de cargos y posibles prisiones preventivas. Según Montealegre, podrían ser acusados de "delitos de violación ilícita de comunicaciones y espionaje".
'OPERACIÓN ANDRÓMEDA'
El pasado mes de mayo, entre la primera y la segunda vuelta electoral, salió a la luz la 'Operación Andrómeda', supuestamente llevada a cabo por el Ejército a las órdenes del 'uribismo' para favorecer a Óscar Iván Zuluaga de cara a los comicios presidenciales.
El 'hacker' Andrés Sepúlveda, supuesto responsable de estas acciones, que está detenido desde entonces, relató a la prensa colombiana el trabajo que realizaba para el que fuera candidato presidencial de Centro Democrático.
Sepúlveda ha afirmado que desde las instalaciones de Inteligencia que el Ejército tenía en Bogotá --Andrómeda-- se espió no solo a los negociadores del proceso de paz, incluido el exvicepresidente Humberto de la Calle, sino también al presidente colombiano, Juan Manuel Santos.
Sepúlveda ha explicado que "Andrómeda nació como una operación legal de Inteligencia, pero terminaron monitoreando todo lo que oliera a favor del proceso de paz (...) Se convirtió en uno de los brazos de información del 'uribismo'".
El 'hacker' también ha denunciado que el Ejército no actuó solo, sino que contó con la ayuda de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI). "Ellos finalmente me dieron herramientas que no me podía dar Andrómeda, me suministraban información, me daban líneas de ataque, y todo muy a fin, extrañamente, del ex presidente Uribe", ha apuntado.