Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía vincula al ministro de Turismo con el escándalo de Petrobras

El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, ha sostenido ante el Tribunal Supremo que el ministro de Turismo, Henrique Eduardo Alves, obtuvo dinero de la empresa OAS mediante sobornos para conseguir favores políticos, como parte de la trama corrupta de Petrobras.
El diario brasileño 'Folha' ha revelado este lunes que Janot solicitó en abril al Supremo que abriera una investigación contra Alves, el ex presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha y el ex presidente de OAS Léo Pinheiro.
Alves, Cunha y Pinheiro habrían liderado las negociaciones para desviar dinero de OAS hacia el PMDB, el partido político de Alves y Cunha, a cambio de favores políticos de todo tipo.
El ministro de Turismo habría financiado su campaña a la Gobernación de Rio Grande do Norte en 2014, que perdió, gracias a OAS y tanto Alves como Cunha habrían impulsado la aprobación de leyes favorables a la empresa en el Congreso.
"Estas cantidades --o al menos parte de ellas-- procederían del esquema criminal montado en Petrobras y que es objeto de la investigación 'Lava Jato'", ha señalado el fiscal general en su escrito al alto tribunal.
Janot también menciona a otros miembros del Gobierno, como el presidente interino, Michel Temer, el secretario del Gabinete, Geddel Vieira Lima, y el secretario del Programa de Inversión, Moreira Franco, de acuerdo con Folha.
Alves, que ya ejerció de ministro de Turismo para Dilma Rousseff, es el tercer ministro del Gobierno interino afectado por la corrupción. Los titulares de Deporte y Planificación han tenido que dimitir por su presunta implicación en escándalos similares.
Temer presidirá el Gobierno hasta que el Senado determine la responsabilidad política de Rousseff por aumentar el gasto público sin la necesaria autorización del Congreso.