Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía peruana detecta movimientos del exsecretario de Keiko Fujimori por valor de 16,5 millones

La Fiscalía peruana ha detectado movimientos bancarios del que era secretario general de Fuerza Popular, Joaquín Ramírez, por valor de 16,5 millones de dólares, tan sólo cinco días después de que éste dimitiera tras conocer que la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) le investigaba para esclarecer si había blanqueado 15 millones de dólares de la candidata presidencial de la formación, Keiko Fujimori.
En particular, en dichos documentos se habla de movimientos correspondientes al pago de hipotecas y reconocimiento de deudas de propiedades.
En un documento fiscal firmado por la magistrada Manuela Villar, recogido por el diario peruano 'La República', se nombra al que fue secretario del partido de Fujimori y a su esposa, Rosa Castañeda Cubas, ambos que habría comprado 18 inmuebles por más de dos millones de dólares, mientras que las adquisiciones de sus empresas ascenderían a casi 14,5 millones.
A las autoridades peruanas les ha llamado la atención la similitud entre las cantidades de estos movimientos y los que investiga la DEA por supuesto blanqueo; más teniendo en cuenta que algunos de los inmuebles adquiridos por el grupo de Ramírez se usan como locales de campaña de la hija del expresidente Alberto Fujimori.
Las cadenas Univisión y América Televisión sacaron a la luz el testimonio de Jesús Francisco Vásquez, un piloto peruano residente en Estados Unidos que asegura haber colaborado con la DEA y presenta los resultados de una supuesta operación encubierta realizada en 2013 en Miami.
Con un micrófono oculto, habría captado una conversación con Ramírez en la que éste asegura que "la china" --en alusión a Fujimori-- le había dado 15 millones de dólares de la campaña electoral de 2011 "para lavarlos".
La Fiscalía peruana llegó a abrir una investigación preliminar sobre Ramírez por un presunto delito de blanqueo de capitales, pero no prosperó porque no existían los suficientes indicios para quitar al dirigente de Fuerza Popular su inmunidad parlamentaria.
La DEA evitó valorar la información destapada, pero Ramírez se apresuró a tachar el reportaje de "falso y agraviante". En este sentido, aseguró que "tiene un propósito político" y anticipó una denuncia por calumnias y asociación para delinquir contra el piloto, al que admitió conocer.