Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno ruso acusa a EEUU de contratar a mercenarios para evitar ser juzgado por violaciones de DDHH

El comisario de Derechos Humanos del Ministerio de Exteriores ruso, Konstantin Dolgov, ha denunciado que la contratación de empresas privadas para trabajar en zonas de conflicto que ha venido desarrollando Estados Unidos en los últimos años ha permitido que Washington pueda evitar ser condenado por violaciones del Derecho internacional.
"Tenemos que decir que, a pesar de la controvertida experiencia ofrecida por la compañía Blackwater, los departamento de Estado y de Defensa norteamericanos siguen contratando a especiliastas para hacer el 'trabajo sucio' en zonas con conflictos armados", ha señalado Dolgov, según ha informado la agencia RIA Novosti.
"Al externalizar las funciones del estado a compañías privadas, el Gobierno de Estados Unidos puede evitar las responsabilidades de violar las normas del derecho internacional humanitario", ha denunciadio el diplomático ruso.
Dolgov ha señalado que el Ejecutivo ruso esá "preocupado" por que el Departamento de Justicia estadounidenses haya cerrado las investigaciones contra la compañía de seguridad Academi LLC, antes Blachwater, que habría intentado sobornar a funcionarios del Ministerio del Interior iraquí para obtener un contrato en 2007.
"Esta compañía intentó pagar un millón de dólares (750.000 euros) para obtener una licencia para trabajar en Irak y para bloquear las investigaciones de la justicia iraquí por la muerte de 17 civiles en 2007 a manos de los empleados de la empresa", ha indicado Dolgov.
El diplomático ha indicado que el sistema legal estadounidense tiene "un doble rasero" ya que ha condenado al traficante de armas ruso Viktor Bout a 25 años de cárcel "por intentar vender armas a los rebeldes colombianos", mientras "la sucesora de la compañía Blackwater ha admitido oficialmente la venta ilegal de armas en Irak, Afganistán y Sudán".