Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Israel lanza su propuesta de construir una isla para la Franja de Gaza

El proyecto costaría unos 5.000 millones de dólares a desembolsar en cinco años entre Israel y la comunidad internacional
El Gobierno de Israel ha lanzado esta semana su propuesta de construir una isla frente a las costas de la Franja de Gaza para dar oxígeno económico al territorio palestino, una idea que lleva años gestándose lejos del ruido internacional y que ha tomado forma justo cuando se cumple una década del bloqueo impuesto al enclave costero por la nación hebrea.
La iniciativa ha partido del ministro de Inteligencia y Transporte, Israel Katz. En los últimos tiempos ha planteado el proyecto a todo aquel que le ha puesto oídos, tanto dentro como fuera de Israel, y finalmente en junio se decidió a dar el paso decisivo y presentarlo durante una reunión de Gobierno en la que participó el primer ministro, Benjamin Netanyahu.
Según el portavoz de Katz, quien pertenece al mismo partido político que Netanyahu, el conservador Likud, la idea fue acogida de buen grado por la mayoría de los miembros del Gabinete, salvo una notable excepción: el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, del derechista Israel Beitenu, que se niega a hacer cualquier concesión mientras Hamás siga gobernando la Franja.
Katz se ha propuesto vencer la resistencia interna con un vídeo oficial donde en apenas tres minutos, con un narrador en inglés y unas imágenes virtuales acompañadas de banda sonora --un estilo a medio camino entre la presentación de un macroproyecto y los trailers hollywoodienses-- anuncia al mundo su intención de construir una isla para Gaza.
La isla se situará a 1,5 kilómetros de las costas gazacíes y conectará con ellas mediante una carretera que en uno de sus tramos funcionará como un puente levadizo para poder aislar ambas partes cuando sea necesario "por razones de seguridad". En total, ocupará una extensión de cinco kilómetros cuadrados, cuatro kilómetros de largo y dos kilómetros de ancho.
Contará con un puerto para entrada de mercancías y otro para entrada de personas, así como con todas las instalaciones necesarias para dar asistencia a los buques mercantes y de pasajeros y a la carga que lleven con ellos. Todo se gestionará a través de un centro logístico situado en la misma isla.
Además, tendrá otras infraestructuras civiles que son vitales para el futuro desarrollo de la Franja: una planta desalinizadora, una central de gas y una central eléctrica. Katz incluso ha dejado libre una pequeña porción de terreno previendo la posibilidad de que más adelante se pueda edificar un aeropuerto.
"Construir una isla artificial situada frente a las costas de Gaza, que esté dotada de infraestructuras civiles y de transporte, dará a los palestinos una entrada humanitaria y económica al mundo sin poner en peligro la seguridad de Israel", explica la voz en 'off'.
PRODIGIO DE LA INGENIERÍA
No es la primera vez que se hace. Hay más de una veintena de países que cuentan con islas artificiales a las que han dado distintos usos, siendo la más conocida La Palmera de Dubai, dedicada a viviendas para residentes locales y a un complejo turístico, y las que más preocupaciones han suscitado las Spratly chinas, debido a las tropas y equipos militares desplegados en el archipiélago.
Aunque no es una novedad, no deja de ser un prodigio de la ingeniería que plantea numerosos retos desde el punto de vista técnico, ya que se trata de "delimitar una parte del mar para erigir una gran columna de tierra", según han explicado expertos en la materia a Europa Press.
El primer paso es colocar unos paneles ondulados --para que resistan las corrientes marinas-- que se clavan en el fondo marino. Los paneles de metal se encajan entre sí con "pestañas" hasta formar una pequeña columna que con una especie de broca gigante se vacía de agua y se llena de tierra, bien traída desde el continente, bien dragada directamente del lecho del mar.
Cada columna constituye un punto de apoyo sobre el fondo marino y el conjunto de columnas, levantadas unas junto a otras, estabilizan la isla artificial fijándola en la corteza terrestre. "Dependiendo del uso que vaya a tener hay que dar una estabilidad distinta al terreno", señalan los expertos. En este caso, que está destinada a soportar grandes instalaciones, tendrá que ser muy resistente, añaden.
INICIATIVA INTERNACIONAL
El proyecto costará unos 5.000 millones de dólares a desembolsar en cinco años que el Gobierno israelí confía en que salgan, en parte de sus arcas públicas, pero sobre todo de la solidaridad de la comunidad internacional. "Yo estoy seguro de que todos los países árabes, Estados Unidos y Europa van a poner dinero", afirmó en un encuentro con la prensa internacional hace meses el diputado Haim Yalin, del opositor Yesh Atid, que en este punto comulga con el Ejecutivo.
Katz busca que la presencia internacional en el proyecto no sea solo financiera. El vídeo indica que una fuerza policial internacional velará por "la seguridad y el orden" en todo el recinto y se encargará de hacer los controles al inicio y al final de la carretera que unirá la isla con el continente.
Sin embargo, Israel retendrá algunas de las funciones de seguridad que se arrogó cuando impuso el bloqueo. Así, según precisa el vídeo, continuará realizando labores de vigilancia y control en las aguas que rodeen la isla, tal como hace ahora sobre las costas, el espacio aéreo y las fronteras terrestres que comparte con el territorio palestino.
"Al margen de la importancia humanitaria y económica, y de las ventajas de seguridad, la iniciativa de construir una isla artificial fortalecería la cooperación y las relaciones entre Israel y los países de la región y permitiría promover cambios positivos en la Franja de Gaza y lograr un futuro mejor para Oriente Próximo", sostiene el vídeo.
"UNA REALIDAD MALA"
"El objetivo es dar una respuesta a una realidad que es mala para los palestinos y no es buena para Israel" porque, debido al bloqueo económico y terrestre que el Estado judío impuso a la Franja hace diez años y que ha reducido el futuro de sus dos millones de habitantes a una mera expectativa de supervivencia, ha hecho que a los ojos de gran parte de la comunidad internacional el Estado judío sea visto como "responsable", dice la voz en 'off'.
La Franja ocupa 360 kilómetros cuadrados enclavados entre Israel y Egipto. Los únicos suministros que llegan a los gazacíes lo hacen a través del paso de Rafá, que controlan las autoridades egipcias, y los dos puestos que el Gobierno israelí mantiene por "razones humanitarias" --según fuentes oficiales--, uno al norte para el tráfico de personas y otro al sur para mercancías.
Las constantes tensiones entre la Franja y sus vecinos hacen que estos cruces funcionen de forma intermitente, lo que prácticamente deja al territorio en una situación de autarquía difícil de mantener por la falta de agua potable y electricidad, así como de materiales para levantar de nuevo las construcciones destrozadas por las guerras periódicas con Israel.
La falta de oportunidades del territorio se refleja en la tasa de paro, hasta un 40 por ciento en la población con entre 15 y 24 años. "La pobreza es muy grande y yo creo que Israel debe entender que nuestra seguridad depende también del futuro económico que tengan al otro lado", sostiene Yalim, que durante años fue gobernador de la región de Eshkol, en la frontera con Gaza.
Eshkol, explica el diputado, es una zona "completamente blindada" para proteger a sus habitantes de los cohetes lanzados por Hamás. "El terror lo que quiere es parar la economía" para no dejar más opción a los jóvenes que sumarse a sus filas, por eso, "si no consigue sangre nueva", "acabará muriendo" y llegará la paz que permitirá multiplicar el desarrollo de Israel y llevarlo de una vez por todas a Gaza.