Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno pospone la disolución de Hermanos Musulmanes hasta que acaben los procesos judiciales en su contra

El Gobierno egipcio ha decidido posponer la disolución de Hermanos Musulmanes hasta que todos los procesos judiciales contra sus miembros hayan acabado, según ha informado el ministro de Solidaridad Social, Ahmed El Borai.
El pasado lunes, un tribunal de El Cairo prohibió todas las actividades de Hermanos Musulmanes, de su organización no gubernamental y de cualquier otra vinculada al movimiento islamista y ordenó confiscar sus bienes.
La sede judicial atendió de esta forma la solicitud del partido político izquierdista Tagammu, que había exigido la prohibición de Hermanos Musulmanes y la confiscación de sus bienes y de los de todos sus miembros en Egipto.
Una fuente de Hermanos Musulmanes ha revelado este martes al diario oficial 'Al Ahram' que el movimiento islamista planea recurrir este fallo en los próximos diez días.
Además, el pasado 2 de septiembre, la Autoridad de Comisarios Estatales --el órgano de asesoramiento legal del Gobierno-- recomendó la disolución del movimiento islamista, según argumentó, por su relación con las milicias armadas.
Todas estas acciones se enmarcan en la campaña que las autoridades interinas han lanzado contra Hermanos Musulmanes desde el golpe de Estado perpetrado el pasado 3 de julio por las Fuerzas Armadas contra el Gobierno del islamista Mohamed Mursi.
Su líder espiritual, Mohamed Badie, y sus principales dirigentes, así como decenas de sus miembros, han sido detenidos, sus bienes han sido confiscados y están a la espera de ser juzgados por incitar a la violencia que se ha desatado tras el derrocamiento de Mursi.
La Fiscalía ha acusado a Mursi y a otras 14 personas de incitar al asesinato y a actos de violencia por las protestas de diciembre de 2012, alegando que movilizaron a simpatizantes de Hermanos Musulmanes para que atacaran a los manifestantes antigubernamentales
Mursi también está acusado de insultar a la Judicatura y está siendo investigado por colaborar con la facción palestina Hamás y con el partido-milicia chií libanés Hezbolá y por su fuga de la prisión de Wadi el Natroun durante las revueltas contra el régimen de Hosni Mubarak.