Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno italiano distingue entre inmigrantes "recurso" y "problema"

Las autoridades italianas han intensificado las redadas. Foto: EFEtelecinco.es
El ministro del Interior italiano, Roberto Maroni, ha anunciado que no habrá una regularización de inmigrantes en Italia. Sin embargo, también ha asegurado que se tendrá en cuenta el caso de las situaciones "con fuerte impacto social", como el de los cuidadores de enfermos y ancianos. Serían los inmigrantes "recurso", en contraposición a los que no tienen trabajo: "los problema".
Maroni se ha mostrado inflexible con la inmigración ilegal: "no puede haber una regularización para quien ha entrado de forma irregular". Aunque rompe una lanza a favor de los inmigrantes que han obtenido empleo como cuidadores: "tendremos en cuenta, naturalmente, aquellas situaciones que tienen un fuerte impacto social, como el caso de los cuidadores", un trabajo desarrollado en su inmensa mayoría por mujeres.
Por su parte, su colega de Igualdad de Oportunidades, Mara Carfagna, se ha expresado en términos similares: "es justa y obligatoria la vuelta de tuerca sobre la inmigración, pero no puede dejar de tener en cuenta el problema relativo a los cuidadores y colaboradores domésticos aún no regularizados y sin los cuales Italia viviría un drama socio-asistencial que implicaría a familias con menores, ancianos y minusválidos".
Dos tipos de inmigración
La ministra establece dos categorías: hay que distinguir entre el "inmigrante-recurso" y el "inmigrante-problema" para "garantizar la seguridad de los ciudadanos".
El responsable de Interior y su colega revelaron así una de las líneas del decreto ley sobre persecución de la inmigración clandestina y la pequeña delincuencia común que será aprobado el 21 de mayo en un Consejo de Ministros que se celebrará en Nápoles.
Postura más tolerante
Sin embargo, las palabras de ambos han sorprendido, ya que supone una apertura hacia la inmigración clandestina tras las recientes redadas y las semanas de declaraciones sobre una implacable persecución a quienes hayan entrado ilegalmente en el país.
Maroni también indicó que la inmigración clandestina no será tipificada como delito, posibilidad que hasta ahora había sopesado el nuevo Gobierno de Silvio Berlusconi.
El ministro, no obstante, ha insistido en que excluye "la posibilidad de una regularización, medida que pertenece a la misma categoría que el indulto y nosotros somos contrarios al indulto y a las regularizaciones indiscriminadas".   AGE