Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Gore también apoya a Obama

El senador estadounidense y candidato demócrata Barack Obama (c) en un evento político en Michigan en donde recibió el apoyo del vicepresidente Al Gore (d). Foto: EFEtelecinco.es
Obama puede sacar al país "de ocho años de incompetencia, abandono y fracaso", ha señalado Gore al referirse a los dos períodos en el Gobierno del presidente George W. Bush.
El ex vicepresidente bajo el Gobierno de Bill Clinton (1993-2001) ha añadido que Bush, quien lo derrotó en las elecciones de 2000, no ha respetado ni honrado la Constitución y "cometió los peores errores en política exterior de la historia".
Hasta el momento, Gore se había mantenido neutral en la campaña, pese a que es considerado una de las figuras más populares del Partido Demócrata.
Pero ahora que Obama se ha asegurado la candidatura demócrata frente a Hillary Clinton, Gore ha decidido volcar todo su apoyo público al senador por Illinois.
En una carta dirigida a los partidarios del senador de Illinois, Gore prometió que desde ahora hasta el día de los comicios el 4 de noviembre "haré lo que sea posible para asegurar que sea elegido presidente de EEUU".
En la carta Gore asegura que Obama ha logrado crear todo un movimiento en el último año y medio de campaña, y pide a sus seguidores desde su página "web" AlGore.com que hagan contribuciones a la campaña del senador afroamericano.
Antes del discurso, Obama había agradecido el apoyo del ex vicepresidente.
Visita socialista
Una delegación del PSOE encabezada por la secretaria de Relaciones Internacionales, Elena Valenciano, va a viajar hoy martes a Estados Unidos para estrechar lazos con el Partido Demócrata y la candidatura de Barack Obama.  Esta visita se enmarca en la estrategia emprendida por el Gobierno y los socialistas para abrir una nueva etapa en la relación con Estados Unidos ante el final del mandato de George Bush.