Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW reclama un embargo a la venta de armas a Arabia Saudí por los bombardeos contra civiles en Yemen

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha reclamado este martes un embargo a la venta de armas a Arabia Saudí debido a sus bombardeos contra zonas civiles en el marco del conflicto en Yemen.
Arabia Saudí encabeza desde marzo de 2015 una coalición de nueve países árabes que ha llevado a cabo operaciones contra los rebeldes huthis en Yemen, lanzando "numerosos ataques indiscriminados y desproporcionados".
"Los bombardeos han continuado a pesar del anuncio el 20 de marzo de un nuevo alto el fuego", ha lamentado HRW, criticando a la coalición "por no investigar los presuntos ataques ilegales, tal y como exigen las leyes de la guerra".
En este sentido, Philippe Bolpion, subdirector de defensa global de HRW, ha dicho que "durante el último año, los gobiernos que arman a Arabia Saudí han rechazado o quitado hierro a las pruebas de que los bombardeos de la coalición han matado a cientos de civiles en Yemen".
"Al continuar su venta de armas a un conocido violador que ha hecho poco por limitar sus abusos, Estados Unidos, Reino Unido y Francia se arriesgan a ser cómplices en la muerte ilegal de civiles", ha recalcado.
HRW ha documentado un total de 36 bombardeos ilegales, algunos de los cuales podrían equivaler a crímenes de guerra, que se han saldado con la muerte de 550 civiles, así como 15 ataques con municiones prohibidas a nivel internacional.
Así, ha asegurado que el Gobierno saudí no ha respondido a las cartas enviadas por la ONG detallando las presuntas violaciones cometidas por la coalición y pidiendo explicaciones y aclaraciones sobre los supuestos objetivos de los ataques.
A finales de enero, un panel de expertos de Naciones Unidas acusó a la coalición internacional de haber cometido ataques "sistemáticos y generalizados" contra civiles.
Según el informe, se documentaron 119 salidas de los aviones de la coalición que violaron el Derecho Internacional, muchos de los cuales implicaron bombardeos múltiples contra objetivos civiles. El documento recoge además que civiles que huían de los bombardeos fueron perseguidos y tiroteados desde helicópteros.
"¿Cuántos más bombardeos que causen estragos a la población civil son necesarios antes de que los países que dan aviones y bombas a la coalición tiren del enchufe?", se ha preguntado Bolopion.
Unas 6.000 personas --la mitad civiles-- han perdido la vida desde el inicio de la guerra. Las fuerzas regionales lanzaron su ofensiva para ayudar al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi a expulsar del poder a los huthis, que se hicieron con la capital, Saná, y cuentan con la ayuda de unidades del Ejército leales al expresidente Alí Abdulá Salé.