Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW denuncia la muerte de cien milicianos desmovilizados y familiares en un campamento en RDC

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha afirmado este miércoles que más de cien milicianos desmovilizados y familiares han muerto de hambre y enfermedades en un campamento ubicado en el noreste de República Democrática del Congo (RDC) al que fueron trasladados el año pasado tras entregar las armas en el este del país.
HRW ha detallado que en el campamento han fallecido desde diciembre 42 combatientes, 57 niños y cinco mujeres. "La gente ha perdido tanto peso que era como si pudieras ver el interior de sus estómagos", dijo un antiguo combatiente. "Los niños eran como esqueletos", agregó.
La organización ha indicado que los residentes del campamento recibieron una cantidad mínima de comida y que aparentemente sobrevivían gracias a lo que robaban de los campos de cultivo cercanos.
El ministro de Defensa de RDC, Alexandre Luba Ntambo, ha rechazado el informe de HRW, que ha tildado de irresponsable. "No dejamos morir a la gente a propósito", ha asegurado, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.
"Muchos embajadores y miembros de Naciones Unidas han visitado el campamento y se han mostrado de acuerdo en que el acceso es difícil, motivo por el que las condiciones son malas", ha explicado.
En base al informe de HRW, un total de 941 combatientes de varios grupos armados se rindieron en septiembre de 2013 y fueron enviados al campamento de Kotakoli junto a cientos de familiares a la espera de su reintegración en la vida civil o militar, un proceso que debía completarse en tres meses.
Debido a la tardanza en la aplicación de los planes de reintegración, los residentes se quedaron sin suministros en el campamento, ubicado en una zona prácticamente inaccesible por carretera y rodeada por densos bosques.
Por ello, la investigadora de HRW en RDC Ida Sawyer ha afirmado que "el Gobierno debe trasladarles a un lugar en el que tengan comida y medicinas y sean tratados con decencia antes de que muera más gente".