Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HRW pide la liberación de niños capturados en el conflicto de Yemen

La ONG Human Rights Watch insta a las partes enfrentadas en el conflicto de Yemen a poner en libertad a los menores de edad capturados en el frente y a cesar el reclutamiento de niños soldados, que se cree representan una tercera parte de los combatientes en el conflicto.
A mediados de mayo, las fuerzas del Gobierno así como los combatientes huthis acordaron intercambiar prisioneros a principios de junio, justo antes de Ramadám, como parte de las conversaciones de paz.
"Todos los participantes en el conflicto deben garantizar que los niños, que en primer lugar no deberían estar en el campo de batalla, serán puestos en libertad en este intercambio de prisioneros", ha declarado el investigador de los derechos de los niños en Human Rights Watch, Bill Van Esveld. "Ambos bandos deberían dejar de reclutar y de poner en peligro a los niños y devolverlos a sus familias", ha añadido.
Según UNICEF, más de 900 menores de edad han muerto a causa de los combates en Yemen y alrededor de 1.300 han resultado heridos en el año 2015. Actualmente no se conoce una cifra exacta de niños mantenidos como prisioneros de guerra.
Naciones Unidas documentó 850 casos de reclutamiento infantil a lo largo de 2015. Estas acciones han sido llevadas a cabo en su mayoría por las fuerzas huthis pero también las han realizado grupos extremistas, como Al Qaeda en la Península Arábiga, que en algunas ocasiones han apoyado a las fuerzas del Gobierno yemení.
Según Al Yazira, algunas familias pobres de la zona han alistado a sus hijos en alguno de los dos bandos recibiendo a cambio entre seis y trece euros semanales. Por otro lado, Human Rights Watch recogió en 2014 el testimonio de algunos niños soldado que aseguraron haber llevado a cabo acciones militares, entre las que se encuentran aprovisionar el frente con munición o recoger cuerpos de combatientes fallecidos en el frente.
En noviembre de 2012, el líder huthi, Abdul Malik al Huthi, había prometido que cesarían el reclutamiento de niños soldado pero aún no se han presentado garantías de que se haya hecho algo al respecto.
Estados Unidos suspendió en 2015 su apoyo militar al Gobierno yemení debido al Acta de Prevención de Niños Soldados estadounidense que prohíbe prestar cualquier tipo de ayuda a las partes de un conflicto que usen niños soldados, pero el presidente, Barack Obama, autorizó que se reactivara la asistencia.
El reclutamiento o uso de niños menores de 15 años en un conflicto está considerado un crimen de guerra bajo el Derecho Internacional. Los comandantes que conocen estos casos y no actúan al respecto pueden ser juzgados como responsables.
El Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de los niños en conflictos armados, del que Yemen es parte, establece que ninguna persona menor de 18 años podrá participar en un conflicto armado.
"Las partes del conflicto en Yemen deberían comunicar antes de Ramadán que pretenden poner en libertad a los niños capturados y que van a cumplir la promesa de que pondrán fin al uso de niños soldado", ha declarado Van Esveld.