Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La red Haqqani podría estar tras del atentado que mató a 13 miembros de la ISAF

Fuentes diplomáticas occidentales han apuntado a la red Haqqani como posible responsable del atentado suicida con coche bomba del pasado sábado en Kabul en el que murieron trece miembros de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF).
"No tenemos ninguna información que vincule directamente a la red Haqqani, pero es muy posible que esté relacionada", ha explicado un diplomático occidental en declaraciones bajo condición de anonimato.
En concreto, las autoridades consideran que el modus operandi y parte del material usado en el atentado apuntan en la dirección de la red Haqqani. Un alto cargo policial ha indicado que el explosivo utilizado en el coche bomba que fue empotrado contra el autobús blindado de la ISAF procede de Irán o Pakistán.
"Si es Pakistán, entonces definitivamente es obra de los haqqanis, pero no estamos seguros y la investigación sigue abierta", ha explicado la fuente policial en declaraciones bajo condición de anonimato. "Antes, los haqqanis reivindicaban los atentados poco comunes en los que estaban de hecho implicado, pero ahora parece que no reivindican y dejan a los talibán hacerse con el crédito para evitar futuros problemas", ha añadido.
También la ISAF ha anunciado una investigación sobre el atentado. "Lo que sabemos por ahora es que los talibán han reivindicado la responsabilidad. Estamos con el caso para averiguar si Haqqani está implicado y responderemos adecuadamente", ha apuntado un portavoz de la coalición, el general de brigada Carsten Jacobson, en declaraciones a Reuters.
El ataque fue perpetrado por un suicida que empotró el coche bomba que conducía contra el autobús blindado y detonó la carga explosiva. Se trata del ataque más mortífero en tierra en los diez años de presencia militar extranjera en Afganistán, ya que han muerto miembros civiles y militares de la ISAF, estadounidenses, británicos y canadienses, al igual que tres civiles más y un policía afgano.