Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hasán Abdulá al Nouri se convierte en el segundo parlamentario en presentar su candidatura a las presidenciales

El Tribunal Constitucional sirio ha anunciado este jueves que el parlamentario Hasán Abdulá al Nouri ha presentado su candidatura a las elecciones presidenciales previstas para el 3 de junio, un día después de que Maher Abdel Hafiz Hajjar, miembro de la oposición parlamentaria, hiciera lo propio.
"El tribunal ha incluido en su informe la solicitud presentada por Al Nuri respecto a su candidatura al puesto de presidente de la República tras recibir la solicitud de Hajjar", ha dicho el portavoz del tribunal, Majed Jadra.
Asimismo, el presidente de la Asamblea Popular, Mohamad Yihad al Laham, ha confirmado que el organismo ha recibido la notificación correspondiente por parte del Tribunal Constitucional respecto a la candidatura de Al Nuri, según ha informado la agencia estatal siria de noticias, SANA.
Una vez finalizado este proceso, los postulantes deberán recibir el respaldo escrito de 35 parlamentarios para que su solicitud no sea rechazada. Cada parlamentario puede dar su respaldo a un único candidato.
Al Nuri, líder de la Iniciativa Nacional para la Administración y el Cambio, fue secretario de la Cámara de Industria de Damasco entre 1997 y 2000 y ministro de Estado para los Asuntos de Desarrollo Administrativo entre el 2000 y 2002.
El presidente, Bashar al Assad, aún no ha anunciado si se presentará pero su entorno y sus principales respaldos internacionales, Rusia y el partido-milicia chií libanés Hezbolá, lo dan por hecho, e incluso ya han quedado patentes preparativos de su candidatura en algunas zonas.
Las normas establecidas en la ley electoral están hechas a medida de Al Assad y apenas dejan margen de maniobra para la oposición. Así, un candidato debe tener al menos 40 años y contar únicamente con pasaporte sirio. Sus padres y su pareja, además, deben tener esta nacionalidad.
Además, el aspirante deberá haber vivido de forma ininterrumpida en Siria durante los últimos diez años, aspectos ambos que tumban una hipotética iniciativa de la actual oposición política.