Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hernández Mora defiende su incursión en la zona de guerrilla frente al "periodismo de escritorio"

La periodista española Salud Hernández Mora, recientemente liberada tras estar secuestrada por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), ha rechazado las críticas lanzadas por su presencia en una zona de influencia de la guerrilla colombiana y ha defendido su actitud ante el "periodismo de escritorio".
"No sé qué tipo de periodismo esperan algunos. Si repudian el que una vaya a las regiones a informar sobre lo que ocurre en el terreno, hablando con la gente, será que prefieren el periodismo telefónico, el de escritorio", ha afirmado Hernández Mora en una columna publicada en la edición digital del diario 'El Tiempo'.
"De paso, defenderán el periodismo agachado, el que traga entero, el que mira para otro lado, el complaciente, el que no corre riesgos, el que no afea con sus pinceladas realistas el bello cuadro del país de las maravillas que siempre pintan los gobiernos", ha añadido.
Para la periodista, "si imprudente es ir al Catatumbo, ¿acaso no lo es destapar los crímenes que comete 'Martín Llanos' desde la cárcel e ir al Casanare a hablar con testigos? ¿Cuál es la diferencia? ¿Que uno son guerrillas 'ad portas' de un proceso de paz y otros, paracos sin interés político?", ha afirmado en referencia al dirigente paramilitar 'Martín Llanos'.
"Lo que hice en El Tarra lo he repetido infinidad de veces con guerrilla y paramilitares desde 1999", ha apostillado. "Por supuesto que fui idiota al fiarme del ELN y creer que me devolverían los equipos que me quitaron el viernes y me dejarían seguir mi camino, con o sin entrevista. Jamás imaginé que me secuestrarían y que copiarían la información que llevaba en mis memorias, celular, correo electrónico, computador, etc., algo muy grave para un periodista", ha añadido.
En cualquier caso, la periodista ha reivindicado "el derecho a seguir viajando por la otra Colombia, a contar lo que veo de esa nación olvidada, y así se lo dije a la guerrilla".