Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro del Interior italiano considera injustificable la violencia en Nápoles

"Se puede evitar que la rabia prevalga sobre las reglas de la convivencia civil y que se repitan episodios de injustificable violencia como los que se han producido lamentablemente en Nápoles tras el horrible intento frustrado del secuestro de un bebé", ha dicho el ministro. Las declaraciones se enmarcan dentro del plan que diseña el nuevo Ejecutivo de Silvio Berlusconi para la lucha contra la inmigración y que se articulará en cinco puntos. El presidente de la República, Giorgio Napolitano, se ha mostrado "cauto" sobre este plan y ha exigido que para que las medidas entren en vigor inmediatamente deberán atender los requisitos de "urgencia y necesidad".
Rondas de vigilancia 
Ante los ataques sufridos, gitanos de asentamientos de Roma han organizado rondas nocturnas, ante el temor de que puedan correr la misma suerte que los de Nápoles. "Tenemos miedo, no vivimos. Hay una campaña contra nosotros, pero no todos somos delincuentes. Para defender a nuestras familias y a nuestros niños pasamos la noche en vigilia", ha contado a la prensa local Redzib Hamidovic, un gitano procedente de Bosnia que vive en el asentamiento de Castel Romano, en las afueras de Roma.
La Iglesia italiana, contra el racismo
Responsables de la Iglesia italiana han manifestado que "hay que parar los extremismos" contra los inmigrantes y han advertido que se pueda caer en el racismo. "Es necesario neutralizar los extremismos, que no pueden dictar leyes a nadie y no pueden ser considerados como la realidad total de un pueblo", ha afirmado el presidente de la Conferencia Episcopal (CEI), el cardenal Angelo Bagnasco, en una entrevista que publica "La Repubblica".
El cardenal ha expresado la solidaridad de la Iglesia para todas las personas "que sufren violencia gratuita e incontrolada". El cardenal de Turín, Severino Poletto, en declaraciones a "Corriere della Sera", advierte del peligro de "caer en algo de rascismo sin darnos cuenta". Para Poletto, "algunos asentamientos hay que eliminarlos porque no son idóneos para las familias con mujeres e hijos, pero hay que proponer soluciones alternativas". 
KOD