Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan posibles desapariciones relacionadas con el secuestro de Jaycee Lee Dugard

El fragmento de hueso fue encontrado en la propiedad de un vecino a la que Garrido tenía acceso, según explicaron las autoridades de Antioch, donde el sospechoso residía, al este de San Francisco.
Garrido, de 58 años, y su esposa Nancy, de 54, que se declararon no culpables,fueron acusados la pasada semana de cargos múltiples por violación, actos lascivos y secuestro con objetivos sexuales contra Dugard, que tenía 11 años cuando fue raptada en la calle, al sur de South Lake Tahoe y ante los ojos de su padrastro.
La aparición de Dugard recuerda otros casos similares que se dieron en la zona y que están siendo investigados por las autoridades locales.
Las pesquisas se centran en las desapariciones en 1988 de Michaela Garecht, cuando tenía 9 años, y de Ilene Misheloff en 1989, cuando la pequeña había cumplido 13 años.
"Mi marido me comentó a las 5 de la mañana que dieron con Dugard", relató al canal CNN la madre de Michaela, Sharon Murch. "Me despertó y me dijo que lo había oído en las noticias (...). Estaba, por supuesto, alegre por Jaycee, pero mi primer pensamiento fue: 'Por favor, Dios, que Michaela esté con ella'", dijo.
Murch, que ha estado en contacto con la policía durante los últimos días, considera que existe una "fuerte posibilidad" de que ambos casos estén relacionados.
La hija de Murch fue secuestrada en Hayward (California), a unas 30 millas de donde Garrido y su esposa se llevaron a Dugard.
En el caso de Misheloff, la desaparición tuvo lugar en Dublin, a unos 300 kilómetros de South Lake Tahoe, pero a tan sólo 64 kilómetros de Antioch, donde vivía Garrido.
El jefe de la policía local del condado de Contra Costa, Steve Simpkins, dijo que las autoridades de Antioch y de la vecina Pittsburgh analizan la propiedad de Garrido en busca "de evidencias relacionadas con casos abiertos".