Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irán niega que el líder de los talibán estuviera en el país antes del bombardeo

El Gobierno de Irán ha desmentido este lunes las informaciones sobre la presunta estancia en el país del líder supremo de los talibán afganos, el mulá Ajtar Mansur, antes del bombardeo en el que supuestamente habría muerto en Pakistán.
El portavoz del Ministerio de Exteriores, Hossein Yaberi Ansari, ha subrayado que "Irán niega que esta persona cruzara a Pakistán en esa fecha desde la frontera iraní", según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV.
Por otra parte, ha subrayado que Teherán "apoya cualquier medida dirigida a restaurar la paz y la estabilidad en Afganistán", sin dar más detalles al respecto.
La muerte del mulá ha sido confirmada por el primer ministro afgano, Abdulá Abdulá, y por el presidente estadounidense, Barack Obama, si bien los talibán aún no se han pronunciado sobre el ataque, lanzado cerca de la ciudad paquistaní de Quetta.
El portavoz del Ministerio de Exteriores paquistaní, Nafis Zakaria, denunció el bombardeo como una violación de la soberanía del país y reveló que Mansur portaba un pasaporte paquistaní a nombre de Wali Muhammad y que acababa de regresar a Irán.
Ahora, todo parece indicar que el sucesor de Mansur al frente de los talibán será su 'número dos', Sirajuddin Haqqani, líder de la red terrorista del mismo nombre, estrechamente vinculada a los talibán aunque también opera de manera unilateral, y responsable de grandes atentados suicidas en Kabul, la capital del país.
En cualquier caso, la supuesta muerte de Mansur habría despejado uno de los principales obstáculos al proceso de paz abierto entre el Gobierno afgano y un sector moderado talibán. El mulá Mansur, como comandante en jefe de las milicias talibán, había descartado en múltiples ocasiones la participación de su grupo en las negociaciones.