Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Estado Islámico retiene a una joven cooperante de Estados Unidos

Una joven cooperante, cuya familia ha pedido que no sea identificada, sería uno de los cuatro estadounidenses que el Estado Islámico retiene entre Siria e Irak, según han informado diversas fuentes a la cadena norteamericana ABC.
La rehén sería una cooperante de 26 años de edad que fue secuestrada el año pasado en Siria mientras llevaba a cabo labores humanitarias, en el marco de la guerra civil que comenzó en marzo de 2011 para derrocar al régimen de Bashar al Assad.
Al parecer, el Estado Islámico ha exigido, a cambio de la liberación de la joven estadounidense, un rescate de 6,6 millones de dólares (unos cinco millones de euros) y la liberación de todos los milicianos islamistas en manos de Estados Unidos.
Esta cooperante sería uno de los cuatro estadounidenses que se sabe que han sido secuestrados por el Estado Islámico. Hasta ahora, solamente se había identificado al periodista James Foley, que ha sido ejecutado, y al también periodista Steven Sotloff, a quien los milicianos suníes han prometido matar.
PETICIÓN ESPECÍFICA
En concreto, el Estado Islámico habría exigido liberar a Aafia Siddiqui, un científico del MIT que en 2010 fue condenado por intentar matar funcionarios estadounidenses, según ha informado un simpatizante de Siddiqui que ha estado en contacto con la familia de la rehén.
La liberación de Siddiqui es una demanda habitual de los grupos yihadistas críticos con la política estadounidense en Oriente Próximo y en el sureste asiático, pero esta vez su familia ha querido distanciarse del Estado Islámico.
En un comunicado, la familia Siddiqui dice que está "consternada" por que su liberación sea una de las condiciones para entregar a esta joven cooperante estadounidense. "Si es cierto, queremos dejar claro que nuestra familia no tiene conexiones con este grupo", han dicho.
Así, han explicado que, "aunque aprecian profundamente los sinceros sentimientos de aquellos que desean ver libre a Aaifa", no están de acuerdo con que se consiga "de cualquier manera". "Creemos en una lucha pacífica. Asociar el nombre de Aaifa a actos violentos está en contra de todo por lo que luchamos", han sostenido.
"No podemos aceptar que la hija o la hermana de alguien esté sufriendo como sufre Aifa", han dicho. "Solo queremos hacer lo correcto, que es dejar que esta joven vuelva junto a su familia", ha añadido, por su parte, Mauri Saalakhan, de la Fundación para la Paz y la Justicia, que ha hablado en nombre de los Siddiqui.