Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Japón exige a EEUU la entrega de un trabajador de la base de Okinawa que violó y asesinó a una japonesa

El ministro de Defensa japonés, ha presentado una queja formal al jefe de las fuerzas militares estadounidenses en Okinawa por la negativa de éste a entregar a las autoridades niponas a un tarbajador civil de la base que habría confesado la violación y el asesinato de una joven.
El sospechoso, un antiguo 'marine' de 32 años, Kenneth Franklin Shinzato, esta detenido dentro de la base desde el pasado jueves tras protagonizar este caso que ha desatado de nuevo la ira de los vecinos de la zona, informa la agencia de noticias japonesa Kiodo.
Shinzato habría confesado haber violado y asesinado a una joven de 20 años, han revelado fuentes de la investigación. Después se deshizo del cadáver.
El incidente ocurre apenas unos días antes de la visita del presidente estadounidense, Barack Obama, a Japón, donde participará en la cumbre dle G-7 y visitará la ciudad de Hiroshima, bombardeada por Estados Unidos poco antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial.
La isla de Okinawa fue el único escenario de combates por tierra entre Estados Unidos y Japón durante la II Guerra Mundial en 1945, por lo que la presencia norteamericana en su territorio recuerda a los japoneses no solo su derrota, sino también los numerosos testimonios que acusaron a las fuerzas estadounidenses de violaciones y otros abusos contra la población.
En la actualidad, los residentes de la isla asocian directamente la presencia estadounidense con ruido, polución y crimen, ya que son frecuentes las agresiones de estadounidenses a jóvenes e incluso menores japonesas. Además, las movilizaciones contra la presencia de la base han llegado a afectar políticamente al Gobierno japonés.