Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Josef Fritzl, la vida en la cárcel

Josef Fritzl come en su celda, donde pasa la mayor parte del tiempo leyendo o viendo la televisión. Lo que más le interesa son las noticias que hablan del caso. Sale a hacer algo de ejercicio al patio, durante una hora, unos momentos en los que no coincide con nadie.
El portavoz del presidio, Günter Mörwald, asegura que es una persona correcta, educada, a la que le desea un juicio justo.
Un juzgado de Sankt Pölten, capital del estado federado de Baja Austria ha declarado debido, entre otras razones, al impago de las contribuciones de impuestos y la seguridad social. Fritzl, de 73 años, está en prisión preventiva, a la espera del juicio que comenzará el 16 de marzo, bajo la acusación de asesinato, esclavitud, incesto y violación, entre otros cargos. la insolvencia de Josef Fritzl
El conocido como "Monstruo de Amstetten", por la ciudad donde vivía con su familia en una casa con un sótano en el que mantuvo una relación incestuosa con su hija Elizabeth, levantó un pequeño imperio inmobiliario en los últimos años con edificios de pisos en varias localidades de Baja Austria.
Según el diario "Heute", Fritzl financió sus proyectos inmobiliarios gracias a créditos concedidos por el banco NÖ-LandesHypo, al que debe ahora 2.2 millones de euros, por lo que la entidad ha solicitado el embargo de sus bienes.
Al mismo tiempo, las oficinas de impuestos y de seguridad social locales le exigen el pago de cinco mil euros cada una por cotizaciones pendientes, que tampoco han podido ser satisfechas. Por eso ahora el monstruo quiere vender su historia la mejor postor....