Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Karzai pide a Pakistán que "deje de fomentar los problemas" en Afganistán

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, ha solicitado este martes al Gobierno de Pakistán que "deje de fomentar la problemas" en Afganistán, en el marco de la conmemoración del Día de la Independencia del país.
En la ceremonia, que ha tenido lugar en el palacio presidencial, han estado presentes los dos candidatos a suceder a Karzai: el exministro de Exteriores Abdulá Abdulá y el exministro de Finanzas Ashraf Ghani, según ha informado el diario 'The Afghanistan Times'.
Las palabras de Karzai llegan unos días después de la muerte de un adolescente afgano a causa del impacto de un cohete disparado por el Ejército paquistaní contra la provincia de Kunar, en medio de las denuncias de Kabul contra este tipo de disparos.
El Gobierno de Pakistán ha afirmado que muchos talibán paquistaníes, incluido su líder, el mulá Fazlulá, se encuentran escondidos en las provincias de Kunar y Nursitán y que aprovechan el territorio afgano para lanzar ataques a través de la Línea Durand.
La Línea Durand se extiende 2.640 kilómetros y marca la frontera entre ambos países. Fue establecida en 1893 tras un acuerdo entre el entonces secretario de Exteriores británico en India, Mortimer Durand, y el emir afgano Abdur Rahman Jan para delimitar las esferas de influencia.
Tras la independencia de Pakistán, Islamabad pasó a reconocerla como su frontera con Afganistán, si bien Kabul no dio tal paso. Esta línea divide a las comunidades pashtunes y baluches que viven a ambos lados de la frontera, lo que ha provocado disputas en ambos países.
En los últimos meses, Afganistán ha denunciado varios intentos de Pakistán por construir puestos de control militares en áreas de la frontera que considera que pertenecen a su territorio.
LA DISPUTA ELECTORAL
Por otra parte, Karzai ha expresado su deseo de que la publicación definitiva de los resultados ayude a poner fin al conflicto político entre Abdulá y Ghani abierto desde la celebración de los comicios. "Espero que los resultados deriven en un Gobierno propiedad de todos los afganos", ha remachado.
El proceso de recuento ha sido interrumpido en varias ocasiones debido a las disputas entre las campañas electorales de los dos candidatos. Los primeros resultados oficiales, aún parciales, otorgaban la victoria a Ghani con más del 56 por ciento de los votos, mientras que Abdulá habría logrado poco más del 43 por ciento. Sin embargo, Abdulá denunció irregularidades en el proceso y llegó a proclamarse vencedor de las elecciones.
La elección iba a suponer el primer traspaso de poderes democrático en la historia de Afganistán. Ahora, la ONU teme que la disputa entre Abdulá, que cuenta con apoyo principalmente de la minoría tayika, y Ghani, miembro de la mayoría pashtún, pueda incendiar las tensiones étnicas latentes en el país.
Finalmente, Abdulá y Ghani acordaron el 12 de julio la realización de un nuevo recuento bajo supervisión de la ONU y se comprometieron a respetar los resultados finales de la auditoría. Además, se aplazó la fecha de toma de posesión, prevista para el 2 de agosto, para dar margen a la realización del cómputo.
A principios de agosto, ambos candidatos acordaron crear un gobierno de unidad nacional que ponga fin a la crisis electoral abierta tras los últimos comicios, y sus equipos han comenzado las conversaciones a tal fin, sin que por el momento se hayan filtrado detalles.