Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kiir y Machar piden que no se establezca el tribunal para juzgar las atrocidades durante el conflicto

El presidente y el vicepresidente de Sudán del Sur, Salva Kiir y Riek Machar, respectivamente, han pedido este miércoles que no se establezca el tribunal híbrido contemplado por el acuerdo de paz para juzgar las atrocidades cometidas durante el conflicto en el país.
En su anuncio, han argumentado que el tribunal debería ser sustituido por una Comisión de la Verdad y la Reconciliación, agregando que los sospechosos de crímenes de guerra podrían preferir tomar las armas nuevamente a ser juzgados.
Así, Kiir y Machar, que encabezaron los bandos enfrentados en el conflicto, han apuntado que el tribunal "desestabilizaría" los esfuerzos de paz en el país, en un editorial conjunto publicado en el diario estadounidense 'The New York Times'.
"Construir una nación no es una tarea fácil. Lo sabemos porque es el trabajo de nuestra vida. Una vez luchamos juntos como hermanos para lograr la independencia de Sudán del Sur", han recordado.
"Cuando nació nuestro país en 2011, estábamos llenos de esperanza. Creíamos que podíamos avanzar como nación", han dicho, agregando que "lo que les unión en combate no era tan fácilmente sostenible en paz".
En este sentido, han resaltado que el conflicto, de dos años de duración, ha dejado decenas de miles de muertos y más de 1,5 millones de desplazados, prometiendo que el país "nunca más vivirá una guerra civil".
"Tras el acuerdo de paz firmado en 2015, hemos vuelto como hermanos al Gobierno, como presidente y primer vicepresidente. Incluso con nuestras diferencias, y de hecho debido a ellas, estamos comprometidos con la reconciliación de nuestras comunidades", han valorado.
Por ello, han explicado que "la unión de Sudán del Sur sólo puede lograrse a través de una ruta: un proceso organizado de paz y reconciliación con apoyo internacional".
"Pretendemos crear una Comisión Nacional de la Verdad y la Reconciliación similar a las de Sudáfrica e Irlanda del Norte", han dicho, agregando que "los que digan la verdad sobre lo que vieron o hicieron serán amnistiados, incluso si no se arrepienten".
"El propósito de este proceso no es buscar perdón, sino preparar al pueblo de Sudán del Sur para la tarea que queda por delante: construir una nación junto a los que cometieron crímenes contra ella, sus familias y comunidades", han expresado.
Kiir y Machar han dicho que "este camino hará más que cualquier otro para garantizar una paz duradera", explicando que "reducirá el riesgo de que una de las partes se vea como achacada de más responsabilidad de lo que ocurrió".
PETICIÓN A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL
En este sentido, han pedido a la comunidad internacional, y especialmente a Estados Unidos y Reino Unido, que reconsideren la formación del Tribunal Híbrido para Sudán del Sur, contemplado en el acuerdo de paz.
"La comunidad internacional debe considerar la situación actual de nuestro país. Años de guerra han dejado a Sudán del Sur con uno de los niveles más altos de gasto militar respecto a su PIB en el mundo", han apuntado.
"El Ejército y sus antiguos opositores tienen que ser integrados", han dicho, resaltando que "es fácil ver como algunas personas, que no han conocido otra cosa que la guerra, podrían preferir volver al campo de batalla a ser juzgados en un país extranjero".
Los mandatarios han sostenido que "entienden las consecuencias de la propuesta", al tiempo que han reconocido que "podría significar que sursudaneses culpables de crímenes sean incluidos en el Gobierno y nunca sean juzgados".
"Sin embargo, hay precedentes recientes que demuestran que esta ruta es posiblemente una garantía de estabilidad. En Irlanda del Norte, un proceso de paz llevó a enemigos a la mesa de negociaciones bajo el compromiso de una amnistía, y posteriormente accedieron a cargos", han recordado.
"Ahora, el país ha logrado la paz. Esto mismo es posible en Sudán del Sur", han apuntado, remachando que "no quieren olvidar lo ocurrido durante el conflicto, en el que nadie ganó", pero resaltando que "cualquier cosa que pueda dividir a la nación va en contra de los intereses del pueblo".