Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kuczynski vuelve a desestimar la ventaja de Fujimori y reitera que "la gran encuesta es el 5 de junio"

El candidato presidencial peruano Pedro Pablo Kuczynski ha minimizado los resultados arrojados por los sondeos que le sitúan varios puntos detrás de Keiko Fujimori y ha reiterado que "la gran encuesta es el 5 de junio".
A una semana de la segunda vuelta, el líder de Peruanos por el Kambio (PPK) ha repetido su visión maniqueista de los comicios. "La población va a votar entre dos visiones del Perú: una visión democrática, dialogante, y otra que, básicamente, se ha mantenido con el mismo mensaje desde que el señor Fujimori renunció por fax desde Japón", ha añadido.
Kuczynski ha continuado ligando a su rival con el legado de su padre después de que esta semana afirmara que "lo más probable es que hijo de ratero es ratero también. De tal palo, tal astilla".
Así, el candidato conservador ha dejado entrever que tanto el expresidente Alberto Fujimori como su ex asesor Vladimiro Montesinos apoyan a la candidata de Fuerza Popular y ha advertido de que varios de los colaboradores que trabajaron en esas épocas lo hacen con Keiko Fujimori, aunque ha reconocido no poder probar dichas acusaciones.
"Estamos viendo que los asesores de la señora Fujimori, varios de ellos vienen de esas épocas, yo pienso eso y no tenemos que volver a las sombras del pasado, tenemos que ver la luz del futuro", ha subrayado.
Perú se encuentra a sólo ocho días de la segunda vuelta de las elecciones en la que ambos se enfrentarán para acceder a la presidencia. Esta semana varios sondeos han señalado el aumento de la ventaja de Fujimori sobre Kuczynski, un 46 por ciento frente al 38,9 por ciento.
Sin embargo, los estudios señalan un alto número de indecisos y se estima que un alto porcentaje de votantes elige su voto en el mismo día de las elecciones, un 22 por ciento, por lo que se espera una segunda vuelta apretada.