Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Kurdistán iraquí pide un diálogo serio con Bagdad con la secesión como alternativa

El presidente del la región del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, ha pedido este lunes a las autoridades iraquíes un "diálogo serio" sobre las diferencias que separan a los kurdos de Bagdad y ha insinuado que si no se logran soluciones la alternativa será la independencia del Kurdistán.
"Pido a Bagdad y a la Región del Kurdistán que abran un diálogo serio para lograr una nueva solución. Si la asociación no tiene éxito, seguiremos siendo amigos y hermanos", ha afirmado Barzani en una declaración publicada con motivo del acuerdo Sykes-Picot por el que Reino Unido y Francia se repartieron la región de Oriente Próximo con divisiones artificiales en perjuicio principalmente de pueblos como el kurdo.
"Después de cien años de división que ha causado un gran sufrimiento a nuestra nación, los kurdos han intentado prácticamente todas las vías posibles para proteger la unidad de Irak, pero todas han fallado. Agradecería mucho a cualquiera que me dijera qué deben hacer o qué podrían hacer los kurdos para mantener unido Irak", ha argumentado, según recoge la televisión kurdo-iraquí Rudaw.
Anteriormente, Barzani ha planteado que en octubre de este mismo año se podría celebrar un referéndum para decidir si el Kurdistán sigue formando parte de Irak o si se independiza. "Irak se encuentra ya dividido en la práctica. Las tribus definen las fronteras actuales", ha aseverado. "En Irak y Siria, el Estado Islámico ha cambiado las fronteras y ha creado nuevas fronteras", ha añadido.
"Los kurdos no son responsables de la actual situación. La responsabilidad es de quienes dividieron la región hace cien años y también de las políticas falsas de las autoridades de Bagdad, que han intentado crear estabilidad utilizando las armas, pero han fracasado", ha argumentado.
El Kurdistán y Bagdad mantienen contenciosos graves como la gestión del petróleo de las regiones kurdas, las diferencias sobre el reparto de los ingresos públicos o disputas territoriales.