Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Levantan el toque de queda en Saint Louis ante la llegada de la Guardia Nacional para contener los disturbios

El gobernador de Misuri, Jay Nixon, ha levantado este lunes el toque de queda impuesto en el suburbio de Saint Louis a causa de las protestas que se han desatado tras la muerte de Michael Brown, un joven negro de 18 años tiroteado por un policía, argumentando que con la llegada de la Guardia Nacional no será necesario.
"Con estos recursos adicionales, las fuerzas de seguridad de Misuri seguirán respondiendo adecuadamente a la violencia y protegiendo los derechos civiles de todos los ciudadanos pacíficos para que se escuchen sus voces", ha dicho en un comunicado.
El pasado sábado, Nixon anunció un toque de queda entre la medianoche y las 5.00 (hora local), después de una semana de enfrentamientos entre manifestantes y Policía y este lunes solicitó el despliegue de la Guardia Nacional, debido a la escalada de violencia.
Los disturbios más violentos tuvieron lugar ayer cuando manifestantes y Policía se enfrentaron con cócteles molotov y gases lacrimógenos, respectivamente, dejando dos heridos y al menos siete detenidos, de acuerdo con el cuerpo de seguridad, según informa el diario estadounidense 'The Washington Post'.
Brown murió el pasado 9 de agosto después de que un agente de Policía disparara en su contra, en circunstancias que aún no están claras. La familia del joven ha denunciado que estaba desarmado cuando el agente abrió fuego.
La investigación del condado de Saint Louis, que aún no se ha hecho pública, sugiere que Brown recibió entre seis y ocho disparos en la cabeza y en el pecho de forma frontal y tenía marihuana en su sistema cuando falleció.
Sí se han hecho públicas las conclusiones preliminares de la autopsia realizada por Michael Baden --un experto forense que revisó las del presidente John F. Kennedy y Martin Luther King-- que sugiere que Brown se había entregado cuando fue tiroteado.
Según ha explicado uno de los expertos forenses presentes en esta autopsia, Shawn Parcells, una de las balas alcanzó a Brown en la parte superior de la cabeza y otra entró por encima de la ceja derecha para salir por la mandíbula y volver a entrar en su cuerpo.
Parcells ha señalado que no está claro si las múltiples heridas que el joven presenta en los brazos se deben a que los tenía en alto porque se estaba entregando, tal y como asegura un testigo.
En total, se han encargado tres autopsias para esclarecer las circunstancias de la muerte de Brown. Además de la del condado de Saint Louis y la de Baden, la familia ha dado permiso al Departamento de Justicia para que un forense militar realice una tercera.